Público
Público

Secuestradas en Kenia dos cooperantes españolas

Ambas trabajan para Médicos Sin Fronteras en el campo de refugiados somalíes de Dadaab

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos cooperantes españolas de Médicos sin Fronteras (MSF) fueron secuestradas ayer en el campamento de refugiados keniata de Dadaab. Se trata de Montserrat Serra Ridao, de Palafrugell (Girona), de 30 años, y de otra mujer madrileña cuya identidad no había trascendido al cierre de esta edición. Desde que empezó a colaborar como monitora en campamentos infantiles, Serra ha participado como voluntaria en varias actividades solidarias, por lo que tenía experiencia en el extranjero. Había pedido una excedencia en un instituto de L'Escala (Girona) donde trabajaba para acudir con MSF a Kenia, informa Toni Polo. El Ministerio de Asuntos Exteriores informó de que las dos secuestradas realizaban trabajos logísticos en el campo de refugiados de Dadaab, el más grande del mundo, donde la ONG trabaja en la construcción de un hospital.

La Policía keniata atribuyó el rapto a las milicias de Al Shabab, vinculadas al grupo terrorista Al Qaeda, aunque un portavoz de la milicia islamista negó anoche a Reuters cualquier implicación en los hechos.

La Policía atribuye el rapto a Al Shabab, milicia vinculada a Al Qaeda

Por otro lado, la Generalitat de Catalunya no confirmó ni desmintió anoche las informaciones de algunos medios según las cuales las dos cooperantes habrían sido localizadas y se encontrarían sanas y salvas. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores tampoco pudo confirmarlo. El Ministerio indicó en una nota que estaba 'realizando todas las acciones necesarias con la máxima discreción con el objetivo de asegurar la integridad física de las dos ciudadanas españolas y conseguir su pronta liberación'.

Según fuentes de MSF-Kenia, el suceso ocurrió en torno a las 13.30 horas (hora local) en el campamento IFO II oeste, en Dadaab, a unos cien kilómetros de la frontera con Somalia. Según Javier López Cifuentes, un alto cargo de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Kenia, 'los hechos habrían tenido lugar en un puesto de salud dentro del campamento'.

Desde MSF-Kenia detallaron que los secuestradores asaltaron el coche donde iban las cooperantes y le dispararon un tiro en el cuello al conductor. 'Este fue ingresado en un hospital del propio campamento de refugiados y según los últimos partes médicos evoluciona favorablemente', abundaron las citadas fuentes, que añadieron que a última hora de la tarde aún no habían podido establecer contacto con las cooperantes.

El conductor del coche en el que iban recibió un disparo en el cuello

La Policía y el Ejército keniatas desplegaron un amplio dispositivo que contaba con helicópteros para rastrear la zona. Un portavoz de la Policía de Kenia, Erick Kiraithe, atribuyó el rapto a Al Shabab y dijo al medio local Capital FM que 'se ha desplegado un dispositivo de búsqueda masivo en la región que cuenta con varias unidades de las Fuerzas de Seguridad para tratar de localizar y rescatar a las mujeres cooperantes'.

El medio keniata cita una fuente policial en los campos según la cual las secuestradas habrían sido llevadas a Somalia, 'puesto que el 4x4 en el que iban cuando fueron raptadas ha sido visto huyendo hacia la frontera'. Por este motivo, la Policía mantenía ayer cerra-das las fronteras del país.

Con todo, López Cifuentes afirmó que 'el vehículo fue recuperado sobre las cinco de la tarde muy cerca de los campamentos de refugiados, por lo que las cooperantes y sus secuestradores podían no haber llegado a salir de los campamentos'.

López Cifuentes no ocultó que 'la frontera con Somalia es muy porosa y aun con el dispositivo policial sería difícil garantizar que no puedan lograr pasar al otro lado'.

Entretanto, el presidente de MSF-España, José Antonio Bastos, condenó 'duramente este ataque' y añadió que 'MSF está en contacto con todas las autoridades y está haciendo todo lo posible para asegurar el rápido y seguro de las cooperantes'.

López Cifuentes añadió que todos los equipos de cualquier agencia de la ONU que trabaje en Dadaab 'tienen que llevar escolta'. Sin embargo, los cooperantes de MSF no llevaban seguridad extra, como es práctica habitual de la organización.

Este secuestro de Al Shabab eleva a cuatro el número de mujeres raptadas en Kenia por este grupo terrorista somalí, después de los raptos de una británica y una francesa en la zona turística de Lamu en el último mes. Tampoco es el primer ataque de Al Shabab en los campos de Dadaab, que acogen a centenares de miles de refugiados de Somalia, país que se debate entre la hambruna y una guerra interminable. El 21 de septiembre, un conductor keniano que trabajaba para la ONG CARE Internacional fue secuestrado sin que aún se tenga información alguna sobre su paradero.

Por otro lado, en los últimos cuatro años, otros cuatro cooperantes españoles han sido secuestrados en África. En 2007, la médico Mercedes García, también de MSF, fue raptada el 26 de diciembre en la ciudad de Bossaso, en Puntlandia. Fue liberada tras siete días de cautiverio. El 29 de noviembre de 2009, tres cooperantes de Barcelona-Acció Solidaria fueron secuestrados en Mauritania. Uno fue liberado en marzo de 2010 y los otros dos en agosto de ese año. Antes, sólo hubo un episodio similar en febrero de 1998, cuando dos misioneros y un cooperante fueron secuestrados en Sierra Leona, si bien fueron liberados el mismo día. El año pasado, Al Shabab también secuestró en la ciudad de Dollo Ado a dos trabajadores etíopes de la ONG española ADRA. Tras quedarse con el vehículo, los liberó en la frontera somalí.