Público
Público

Severa censura judicial a la actuación de los Mossos

El TSJC reprueba las detenciones de indignados en la Ciutat de la Justícia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) formuló ayer una severa censura de la actuación de los Mossos d'Esquadra el pasado jueves, cuando irrumpieron en la Ciutat de la Justícia de Barcelona para detener a los indignados que se habían presentado voluntariamente ante el juez. La Sala de Gobierno del TSJC califica la operación policial de 'claro abuso'.

Los máximos representantes de la judicatura en Catalunya concluyen que el comportamiento de los mandos policiales responsables del operativo 'sólo se puede entender desde el más absoluto desprecio a los derechos individuales de los ciudadanos y al respeto que merecen los tribunales de Justicia como garantes de estos derechos'. Los jueces consideran el operativo 'incalificable' y exigen que se depuren las responsabilidades oportunas debido a 'la extrema gravedad' de los hechos.

Los magistrados catalanes piden que se depuren responsabilidades

La Sala de Gobierno del TSJC, que agrupa a los presidentes de las audiencias provinciales y a los jueces decanos, analizó ayer en sesión extraordinaria la irrupción de los antidisturbios en la cafetería de la Ciutat de la Justícia para detener, por orden de la Audiencia Nacional, a seis implicados en los actos de acoso a los diputados en los alrededores del Parlament de Catalunya el 15 de junio.

Nueve de los 22 indignados imputados por la Audiencia Nacional por un delito contra las instituciones del Estado se presentaron por voluntad propia ante el juez de guardia en la mañana del jueves con la intención de ponerse a disposición de la Justicia y recibir la citación judicial sin ser detenidos, como había ocurrido con otros compañeros.

El Alto Tribunal acusa a la Policía de despreciar derechos de los ciudadanos

Desde alrededor de las 11 de la mañana, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona, Josep Miquel Porres, entonces en funciones de guardia, intentó sin éxito ponerse en contacto con el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que instruye el caso, para comunicarle que los jóvenes imputados se encontraban a su disposición. Hacia las tres de la tarde, seis jóvenes permanecían en la cafetería del complejo judicial esperando la respuesta de la Audiencia cuando una cincuentena de agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra irrumpieron en el recinto judicial, cubiertos con pasamontañas, para detener a los jóvenes. Durante el inusitado operativo, los agentes retuvieron también, para ser identificados, a los periodistas y abogados que se encontraban con ellos.

Alertado por uno de los abogados, el juez de guardia, que aún no había recibido ninguna respuesta de la Audiencia, se presentó en la cafetería donde, visiblemente irritado, llamó a los responsables del operativo a su despacho para que le dieran explicaciones sobre una actuación que él no había ordenado. El arresto había sido comunicado al juez Velasco, que, aunque no había ordenado las detenciones, sí había pedido que esas personas fueran puestas a su disposición.

Los magistrados del TSJC recuerdan que, conforme a los artículos 547 y 564 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, antes de desplegar el operativo policial los mandos deberían haber pedido autorización a la jueza decana de Barcelona para poder entrar en el edificio judicial, un requisito que no se cumplió. Según fuentes judiciales, es la primera vez que se da un caso como este, tanto en Barcelona como en Madrid. Los jueces, además, califican la actuación de los agentes de la Brigada Móvil de 'manifiestamente desproporcionada', y aseguran que 'constituye un claro abuso en el ejercicio de la fuerza'.

Los miembros de la Sala redactaron ayer este acuerdo tras examinar los informes que elaboró la jueza decana que también se encontraba en la cafetería cuando irrumpieron los Mossos y el juez de guardia al que se habían entregado los indignados, ninguno de los cuales fue avisado por la Policía autonómica de sus planes.

'Lo más grave' destaca el Alto Tribunal catalán es que los seis indignados detenidos ya se habían puesto a disposición del Juzgado de Guardia y esperaban la decisión judicial sobre su situación. Por tanto, las detenciones fueron 'absolutamente innecesarias'. Así lo habían manifestado también los letrados de los jóvenes imputados, que desde que han empezado las detenciones por el bloqueo al Parlament hablan de una operación 'de escarnio público' de los indignados.