Publicado: 01.10.2016 15:49 |Actualizado: 01.10.2016 16:15

"Susana, ¿qué quieres coser si lo has puesto del revés?"

Aunque el partido no convocó oficialmente a sus bases,  cerca de un centenar de simpatizantes socialistas se reúnen en Ferraz para mostrar su apoyo a Pedro Sánchez.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
Una de las pancartas que presidía la mañana del sábado la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid durante la reunión del Comité Ejecutivo Federal./ SARA CALVO

Una de las pancartas que presidía la mañana del sábado la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid durante la reunión del Comité Ejecutivo Federal. / @Sara_Ct

MADRID.— Las discrepancias internas desesperan a militantes y partidarios socialistas concentrados desde primera hora de la mañana de este sábado frente a la puerta del número 70 de la calle Ferraz de Madrid, al lado de la placa conmemorativa que anuncia que hace 91 años Pablo Iglesias Posse murió en esos mismos muros. Pero no es ese primer Iglesias de quien más se acuerdan los manifestantes sino de Felipe González. Junto a la entrada hay una pancarta: "Felipe, chivato y golpista", a la que han añadido, en boli: "Burgés, ¿dónde colgaste la chaqueta de pana?".

Los periodistas se mezclaban con los manifestantes críticos con el sector díscolo del PSOE a las puertas del lugar donde la reunión del Comité Ejecutivo empezaba con tres horas de retraso. El ambiente tenso que se intuía de puertas para dentro, cerradas a cal y canto a la prensa, tenía su equivalente en la calle, donde la mayoría de simpatizantes coreaban consignas de ánimo como "Pedro, amigo, España está contigo" o "Pedro Presidente". Las pancartas más repetida eran la del "No es no" y "No al PP". Banderas republicanas, andaluzas y extremeñas se mezclaban en un clima caldeado contra las actitudes de algunos dirigentes socialistas contra los que lanzaban proclamas como "Los barones del PSOE son la mafia". 

Sede del PSOE en Madrid.  EFE/Chema Moya

Para el sector crítico con Pedro Sánchez, encabezado por la presidenta andaluza Susana Díaz, también han tenido palabras y gritos como "Esta no es la sede del PP". Según algunos de los congregados, la actitud de Díaz responde a intereses personales alejados de lo que opina la militancia, por eso le preguntaban: "Susana, ¿qué quieres coser si lo has puesto del revés?"

"¿Por qué no cuadra un presidente de izquierdas en el PSOE?, cuestionaba un militante, en clara alusión a la constante presión y presencia en la sombra de Felipe González. Precisamente muchos atribuían en parte el trasvase de voto joven socialista hacia Podemos a las constantes y polémicas declaraciones del expresidente. 

"El único que puede tomar las riendas del partido es Pedro Sánchez", afirma Jorge, simpatizante socialista de 17 años que ha venido acompañado de sus hermanos Natalia, de 20 años, y Pablo, de 15. "Felipe González no pinta nada ya pero sigue pesando mucho su figura. Hay mucho miedo a llevarle la contraria", dice Jorge, y el pequeño de los tres recuerda que el principal beneficiario de la división del PSOE es Mariano Rajoy. "Mientras estamos aquí hablando de esto nos olvidamos de la Gürtel y el juicio de las tarjetas Black", lamenta Pablo. "Prefiero terceras elecciones y una mayoría absoluta del PP, que es lo que creo que va a pasar, antes que la abstención del PSOE les regale el gobierno", comenta Natalia. Son de los más jóvenes que se han acercado a la calle Ferraz, cortada desde la mañana y con bastante presencia policial. 



Golpes, codazos e insultos

"Está bien que haya distintas opiniones pero no son aceptables los empujones a José María Barreda, las formas hay que cuidarlas", sostiene Narciso, militante desde hace cuarenta años que ha venido, junto a Juan Ramón, otro afiliado castellanomanchego, "como observador" porque no se pierden desde hace años ningún Comité Federal del partido. Esta mañana, el expresidente de Castilla-La Mancha ha recibido codazos e insultos a la entrada del Comité al tiempo que le lanzaban gritos de "golpista", algo que no ha gustado en algunos corrillos que se formaban en la puerta.

"Mientras estamos hablando de esto nos olvidamos de la Gürtel y el juicio de las tarjetas Black"

"Susana Díaz no se ha leído los estatutos porque los está incumpliendo. Si no le gustan, los podemos cambiar votando todos en un congreso extraordinario". Pero que se escuche a la militancia, piden, y que sean conscientes de que la ciudadanía sigue sufriendo los golpes de la crisis y de las políticas de la derecha. Los presentes coincidían en que de pactar con el PP, nada, "sería traicionar todo lo que es y ha sido el PSOE", añaden."Si finalmente gana las elecciones Rajoy con la abstención del PSOE, ¿saben cuántos nos vamos a dar de baja?", amenazaban.