Público
Público

Suspenso a la sanidad valenciana

Un informe da la peor puntuación a esta comunidad, seguida de Canarias y Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El País Valencià tiene el peor sistema sanitario público de toda España. Así se desprende del último informe de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp), que fue presentado ayer. El informe da la puntuación más baja a esta comunidad (29 puntos), seguida de Canarias (34), Madrid (37) y Galicia (38). Estas cuatro autonomías tienen unos servicios sanitarios 'deficientes', según el estudio, que, al contrario, aplaude la gestión sanitaria de Navarra (63 puntos), Asturias (54), Castilla y León (54) y Aragón (53).

Para elaborar su estudio, la Fadsp toma como referencia nueve parámetros (gasto sanitario, gasto farmacéutico, ratio de camas y número de pacientes por médico, entre otros). Además, también ha tenido en cuenta la valoración ciudadana de aspectos como las listas de espera y el sistema sanitario de su región en sí.

Las asociaciones por la sanidad pública han analizado 20 variables

En cada uno de los aspectos analizados, la Fadsp establece tramos y, según en cuál de ellos esté cada autonomía, recibe mayor o menor puntuación. La suma de estas puntuaciones establece el grado de calidad de la sanidad pública en cada autonomía.

Por ejemplo, el País Valencià es la segunda autonomía, por detrás de Illes Balears, que menos gasta en Sanidad (1.078 euros por año y habitante). Euskadi y Navarra, bien situadas en la puntuación final, son las que más invierten, 1.563 y 1.528 euros, respectivamente. Lo mismo pasa con la media de camas por cada mil habitantes. Navarra tiene 3,86, mientras Andalucía, a la cola, tiene 2,41 y el País Valencià, 2,44.

'Quienes van peor tienen gobiernos conservadores', dice el autor del estudio

Entre las autonomías que mejor gestionan sus sistemas sanitarios y las que peor, el informe establece dos grupos de autonomías. Por una parte, Euskadi, Castilla-La Mancha, Cantabria, La Rioja, Extremadura y Catalunya tienen servicios sanitarios 'aceptables', con puntuaciones de 52 a 45. Balears, Andalucía y Murcia, entre 43 y 41 puntos, tienen servicios 'regulares'.

El portavoz de la Fadsp, Marciano Sánchez Bayle, denunció la 'gran disparidad' entre las autonomías. La puntuación obtenida oscila de los 29 puntos del País Valencià a los 63 de Navarra. A juicio de la Fadsp, esto pone en peligro 'la equidad entre territorios'.

No es un hecho aislado que el País Valencià, uno de los bastiones del PP, ocupe el último puesto. Viene siendo el farolillo rojo de la lista desde 2004, cuando la Fasdp, formada por profesionales sanitarios de toda España, empezó a elaborar sus informes. Sólo en 2005 se salvó, cuando Murcia, también gobernada por el PP desde hace 16 años, obtuvo la puntuación más baja.

Junto al País Valencià, Madrid es la otra región que nunca ha abandonado uno de los cuatro últimos puestos de la tabla. 'Casualmente, quienes peor van tienen gobiernos conservadores', destacó Sánchez Bayle.

Madrid y el País Valencià son las impulsoras del modelo de gestión PFI (iniciativa financiera privada, por sus siglas en inglés). O lo que es lo mismo, han cedido terrenos a grandes empresas, ajenas al ámbito sanitario, que se encargan de gestionar hospitales públicos. A cambio, las autonomías pagan una especie de alquiler a estas empresas que, a la larga, sale más caro.

La Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP) denunció ayer la deuda que las autonomías mantienen con este sector, al que adeudan cerca de 860 millones de euros procedentes de los conciertos públicos. Según datos de un estudio realizado con 75 hospitales privados españoles, la deuda de las comunidades a fecha de 31 de diciembre de 2010 ascendía a 688 millones de euros. Sin embargo, y como explicó el presidente de la FNCP, Gabriel Huguet, en declaraciones a Europa Press, el cobro de los conciertos ha empeorado en lo que va de año y la deuda real podría rondar los 860 millones de euros. Extremadura, con un 292 días de demora, es la que más tarda en pagar. Le siguen Madrid (271 días) y País Valencià (267 días).