Público
Público

Tercer atraco mortal en Catalunya en 15 días

Un joven apuñala a la dependienta de una panadería en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una dependienta de una panadería del barrio de Sant Gervasí de Barcelona murió el jueves por la noche tras ser apuñalada por un atracador. El presunto asesino entró en la tienda, ubicada en la calle Muntaner, sobre las nueve de la noche, cuando todavía había clientes, y exigió el dinero de la caja.

La mujer no se resistió pero, aún así, el atracador se abalanzó sobre ella y le asestó varias puñaladas mientras intentaba coger el dinero, según explicó la propietaria de la panadería. Una ambulancia llevó a la dependienta al Hospital Clínic de Barcelona, donde falleció poco después dada la gravedad de las heridas.

El hombre salió de la panadería sin llevarse el contenido de la caja, pero los compañeros de la dependienta consiguieron retenerlo, lo que permitió a una patrulla de la Guardia Urbana detenerlo pocos minutos después de los hechos. El atracador fue entregado a los Mossos d'Esquadra, que lo condujeron a la Comisaría de les Corts de Barcelona, a la espera de pasar a disposición judicial en las próximas horas.

Se trata del tercer atraco mortal en Catalunya en los últimos 15 días. El 16 de octubre falleció un joyero en el barrio de Sant Martí, de Barcelona, tras ser apuñalado en su propio establecimiento. El 25 de octubre falleció una empleada del banco Santander en Cambrils (Tarragona), víctima de un disparo.

El conseller de Interior, Joan Saura, descartó que haya un repunte de la inseguridad en Catalunya. Aseguró que el número de delitos ha bajado un 1% durante el primer semestre del año. El secretario general de Interior de la Generalitat, Joan Delort, considera que este año hay 'menos delitos', pero en cambio se observa 'que la aportación de violencia en algunos de estos se ha incrementado y, además, de una manera muy difícil de explicar, incluso desde la perspectiva del propio autor'.

Sindicatos catalanes condenaron el asesinato y reclamaron más seguridad en los comercios 'ante la frecuencia de sucesos como robos, amenazas y, desgraciadamente, este último asesinato', según un comunicado de CCOO. El sindicato USOC también reclamó que las fuerzas de seguridad aumenten su presencia en las calles como medida disuasoria. Las asociaciones de comerciantes han solicitado una reunión con el conseller de Interior para exigir más seguridad.

El presunto autor del crimen es un joven de 26 años, vecino del barrio. Según un amigo suyo, se trata de una persona de 'buena familia', pero que tenía problemas con el alcohol y 'últimamente tenía un comportamiento extraño'. No tenía antecedentes judiciales, aunque había sido detenido por conducir bajo los efectos de la bebida.

La víctima, que tenía 58 años y era soltera, era muy querida en el barrio. El establecimiento abrió por la mañana y algunos clientes se enteraron de la noticia a la hora de comprar el pan. Muchos no podían contener las lágrimas. La dependienta acababa de superar un cáncer y se había reincorporado a su puesto de trabajo hacía sólo dos meses, aunque todavía tenía pendiente someterse a controles médicos. 'Hablábamos cada día cuando yo me iba y ella empezaba su turno por la tarde. Éramos amigas. Siempre se preocupaba de que los clientes estuvieran bien atendidos', dijo una clienta habitual visiblemente afectada.

En la entrada de la tienda, se podían ver este viernes ramos de flores que habían dejado compañeros y amigos de la víctima y un mensaje: 'Tal vez lo único que duele, más que decirte adiós, es no haber tenido la ocasión de despedirme de ti. Nunca te olvidaré'.