Público
Público

Un testigo dice que falseó datos para tapar a Camps

El informático de las tiendas de ropa afirma que le ordenaron alterar tiquets

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Requerimientos judiciales formulados una y otra vez porque la documentación no acababa de llegar; tickets eliminados o aparentemente modificados; cambios en el nombre y número de cliente en los listados contables; datos que no se aportaron en interrogatorios pese a que se conocían sobradamente... Son los indicios de que en las tiendas de ropa que vendieron los trajes presuntamente regalados a Francisco Camps se manipuló documentación para intentar protegerlo. Ayer se analizaron durante el juicio del caso de los trajes, en el que el expresident valenciano se enfrenta a una acusación de cohecho por recibir, presuntamente, miles de euros en ropa como regalo de la trama Gürtel, cuyos miembros obtenían millonarios contratos de la Generalitat Valenciana.

El informático de una de las tiendas madrileñas en las que la red compró supuestamente la ropa, Forever Young, declaró ayer que el dueño del establecimiento, Eduardo Hinojosa, le pidió a través de una administrativa que ocultara el nombre de Francisco Camps de los documentos contables. En concreto, se le solicitó que eliminara el rastro del expresident de los tickets que quedaban pendientes de pago y que lo cambiara por el de Álvaro Pérez, el dirigente de la trama Gürtel en Valencia. El objetivo es que pareciera que los trajes eran para quien los pagaba, que era la red Gürtel, según han afirmado en los últimos días varios empleados de los establecimientos. El informático pudo cumplir las órdenes en tres registros de venta. Ante la imposibilidad de hacerlo en los tiquets, optó por eliminar dos de ellos.

El dueño de las tiendas reconoce dos reuniones con Federico Trillo

Hinojosa habría pedido estas modificaciones un mes y medio después de que se conociera la presunta implicación de Camps en el caso Gürtel, y pocos días más tarde de mantener una entrevista con el dirigente del PP Federico Trillo. Ayer, Hinojosa reconoció que mantuvo 'dos reuniones' con el diputado conservador, del que afirmó: 'Es amigo mío'.

Hinojosa describió uno de esos encuentros, en el que el político conservador acudió a su oficina: 'Para ver qué sabía yo de todo esto. Fue una visita, pidió información, y para que lo entendiera le di la demanda contra Tomás'. Hinojosa se refirió así a la denuncia que él mismo presentó contra José Tomás, el director comercial de las tiendas y testigo clave de la causa, ya que era quien atendía a Camps. El empresario acusó a Tomás de elaborar facturas falsas, pero la Justicia dio la razón al director comercial.

El dirigente del PP lo abrazó tras el archivo provisional del 'caso de los trajes'

Hinojosa añadió que cuando la Justicia archivó temporalmente el caso de los trajes, Trillo acudió a su despacho a darle un abrazo. 'Él es muy extrovertido', añadió. En los meses siguientes a sus entrevistas con dirigente del PP, el dueño de las tiendas despidió a varios empleados. También tomó medidas destinadas a desacreditar a José Tomás, como pedir a los directores de tienda que firmaran una carta en la que se le acusaba de falsear documentación.

Hinojosa fue ayer interrogado como testigo durante varias horas. Sus frases más repetidas fueron 'no lo sé' y 'ni idea'. Esta actitud esquiva llegó a desesperar al juez, que le pidió en 15 ocasiones que contestara a las preguntas con concreción. 'No sé si no entiende las preguntas o las evade. Quisiera no pensar lo segundo', le advirtió el magistrado después de cinco horas y media de evasivas.

El testigo fue interrogado sobre la manipulación de tiquets que ordenó al informático. Él lo negó, pese a que existen correos electrónicos en los que su contable, Cristina Vázquez, traslada esa orden en su nombre. El miércoles, Vázquez rechazó haber escrito esas comunicaciones, y las achacó a un hacker. Hinojosa reconoció que no aportó datos necesarios para seguir el rastro de Camps pese a que los conocía, y pese a que la Justicia se lo requirió en varias ocasiones. 'Se me iría la olla', explicó.

Hinojosa insistió en acusar a José Tomás de haber elaborado facturas falsas y de tener 'un caos contable', por el que no pudo encontrar adecuadamente la documentación. El empresario secundó la tesis que la defensa de Camps ha deslizado durante todo el juicio, por la que este trabajador habría manipulado documentos para inculpar al político valenciano: 'Yo personalmente pienso que Tomás tiene algo contra él, qué quiere que le diga', afirmó ayer el dueño de las tiendas de ropa. No pudo, sin embargo, aportar ningún argumento para respaldar esta afirmación.