Público
Público

"Eres tú la que te vas enseñando día a día"

Manoli lleva 18 años cuidando de su hijo Manuel, con una minusvalía psíquica del 89%. Su aprendizaje en el cuidado de un dependiente ha sido autodidacta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Tener paciencia, no perder los nervios, dar mucho cariño, ser positiva'. Así resume Manoli Bravo, de 55 años, las claves para cuidar día y noche a una persona dependiente. Ella lo sabe bien. Desde que nació su hijo Manuel, hace 18 años, Manoli se ha convertido en su sombra.

El chico tiene un 89% de minusvalía psíquica. Manoli no ha podido tener un empleo por estar a todas horas con él. Antes de quedarse embarazada trabajó cuidando niños y como ayudante de cocina. Tiene otro hijo adolescente, Alberto, con retrasos en el lenguaje y la motricidad.

'Estoy todo el día con Manuel, le levanto, le ducho, le bajo a la calle...', explica esta mujer, a la que le da mucho coraje cuando escucha a alguien decir que el trabajo en casa no es trabajo. '¡Claro que es un trabajo y supone mucha experiencia laboral!', señala encendida. Y valora de manera muy positiva el hecho de que pueda acreditar sus horas como cuidadora para conseguir un título de Formación Profesional. 'Me parece una buena idea, los que cuidamos a personas dependientes tenemos una profesión como el resto', reflexiona.

Manoli también cambia el pañal a su hijo o le sube y le baja a la silla de ruedas. 'En el colegio especial donde va mi hijo me enseñaron cómo cogerle y manejarle', afirma, 'aunque eres tú la que te vas enseñando día a día'.

Su marido se ha quedado recientemente en paro y ella, si consigue un par de horas libres, las dedica a trabajar limpiando alguna casa.