Público
Público

Urkullu negociará los Presupuestos de 2011

El PNV niega que tras su rechazo a los ajustes haya un cambio estratégico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni viraje ni cambio de estrategia en el PNV. Su rechazo en el Congreso al decreto de ajustes de Zapatero no representa un giro ni un punto de inflexión en la política seguida por el partido nacionalista en Madrid y, a partir de septiembre, volverá a sentarse de nuevo con el Gobierno para negociar los Presupuestos Generales del Estado de 2011. 'Nuestra negativa a los ajustes no quiere decir que ahora estemos en los brazos del PP. La misma ecuación vale para Zapatero que para Rajoy. El único objetivo del PNV es defender los intereses de Euskadi. Se equivoca Rajoy, de medio a medio, si piensa que ahora nosotros estamos en sus brazos'.

Un destacado miembro del Euskadi Buru Batzar (EBB), la Ejecutiva del PNV, trata de explicar con estas palabras cuál es la posición actual de su partido. Y, según sostiene, es exactamente la misma que el 22 de diciembre, cuando el grupo nacionalista vasco aprobó en el Congreso los Presupuestos del Estado para este año, y que el 16 de marzo, cuando respaldó igualmente al Gobierno de Zapatero en la subida del IVA.

'El único interés del PNV es Euskadi', sostiene uno de sus dirigentes

No obstante, el hecho de que el PNV esté convencido de mantener en Madrid la estrategia seguida hasta ahora, con la mano tendida a la negociación, no significa que el Gobierno deba caer en la autocomplacencia si pretende buscar su apoyo para el resto de lalegislatura. En el partido nacionalista, la confianza en el presidente del Gobierno está bajo mínimos y en caída libre: 'Con Zapatero nos hemos hecho muy tomistas en alusión a Santo Tomás. Ver para creer'.

El PNV cree que le ha dado 'muchas letras a plazo fijo (con los Presupuestos y la subida del IVA)', sin que el Gobierno haya tenido después 'gestos', tampoco ahora al negociar los ajustes económicos.

Los nacionalistas se quejan de que el PSOE no haya tenido ningún gesto

Lo cierto es que la relación entre nacionalistas y socialistas en Madrid esta legislatura no es ni de lejos la mejor en las últimas tres décadas. El PNV cree que el Gobierno debería comprender que si la marcha de la economía española tiene consecuencias en la economía vasca, lo mismo ocurre en el marco de la política. 'El PNV es responsable, pero habrá que ser responsable con el PNV. La responsabilidad no puede ser siempre unilateral. Nos han echado del Gobierno (con el pacto PSE-PP), nos quieren echar de todas las instituciones extendiendo ese pacto en las elecciones de 2011. Y aun así intentan desvincular la política vasca de la madrileña. Pues no', afirma el dirigente del PNV consultado.

En cualquier caso, negociará con el Gobierno los Presupuestos de 2011. Lo hará, eso sí, convencido de que será 'muy difícil' llegar a un acuerdo. Si para entonces aún no se han transferido a Euskadi las políticas activas de empleo, volverá a exigir la competencia, como lo hizo hace un año y ahora en la negociación de los ajustes.

El PNV piensa, en definitiva, seguir la misma línea estratégica. A priori, ya le ha dado resultados. Tanto según sus encuestas internas como del sociómetro del Gobierno vasco, sube en intención de voto para las elecciones municipales y forales de 2011, mientras que el PSE baja.