Público
Público

Zapatero defiende sus reformas mientras Rajoy exige elecciones

El presidente del Gobierno y el líder del PP se enzarzan en una discusión fútil durante el debate del estado de la nación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha centrado su intervención en el debate sobre el estado de la nación en la economía, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha preferido centrarse en el primero. Tan solo en una cosa han coincidido: el pésame a los dos muertos en Afganistán.

Zapatero ha destacado que España, pese a estar tocada por la crisis financiera, lleva creciendo cinco trimestres consecutivos y encara una leve recuperación. Recuperación que no será, sin embargo, similar a la del pasado. 'No volveremos a crecer y crear empleo como en el pasado. Hemos de ser más competitivos, innovadores, flexibles y eficientes', ha señalado el presidente. No obstante, y pese a la situación económica actual, Zapatero ha negado que el país vaya a tener una 'generación perdida' de jóvenes sin posibilidades de encontrar empleo'.

Rajoy, por su parte, no ha dudado mucho. En su opinión, no se debatía 'si España está bien o mal'. 'Está muy mal', ha zanjado el líder del PP. No obstante, ha destacado que no le echa la culpa a Zapatero de crear la crisis, sino de negarla, y por eso ha vuelto a insistir en unas elecciones anticipadas. 'Lo que necesita España y reclaman los españoles es que se abran las urnas y que los ciudadanos puedan escoger no tanto quién les gobierne, sino a quién trasladan esa confianza que este gobierno ha malgastado', ha pedido Rajoy.

Rajoy, a Zapatero: 'Lo he visto de los nervios y lo entiendo' Tras ambas intervenciones, llegó el turno de la discusión. Zapatero, en primer lugar, le ha espetado a Rajoy que 'ha dedicado 40 minutos y podían haber bastado uno, dos o tres para repetir los epítetos de estos años y para repetir que quiere elecciones'. El presidente del Ejecutivo también ha acusado al líder de la opisión de no ser responsable, de negar su apoyo al Gobierno y de 'dar cifras que no se corresponden con la realidad'. 'Señor Rajoy, ni una sola vez ha querido, más allá de criticar, evaluar el contexto y analizar la crisis económica', ha lamentado Zapatero para concluir que el presidente de la formación conservadora 'es el perfecto perro del hortelano, ni apoya ni propone nada'.

En la réplica, con un ambiente tenso en la cámara, Rajoy ha asegurado haber visto a Zapatero 'de los nervios', algo que, según ha dicho, entiende. 'Créame que lo entiendo y por eso no le voy a hacer reproche alguno. Es muy difícil presentarse aquí con un balance como el suyo'. Asimismo, Rajoy ha mostrado su intención de no tomarse 'a mal' los insultos de Zapatero ya que, según ha defendido, 'se los traía escritos a máquina'.

En su nuevo turno de palabra, Rajoy ha retomado el mismo discurso que el del principio. 'Este es su balance, recibió la mejor herencia económica de la democracia y nos deja la peor herencia económica de la democracia'. Y en ese momento, ha lanzado su primera propuesta: no elevar el gasto público. 'He pedido lo que creo que es bueno para España, haga usted algo bueno y positivo al final de su gestión', ha vuelto a insistir el líder conservador, en clara referencia a unas elecciones anticipadas.

'Es el perfecto perro del hortelano, ni apoya ni propone nada'

En respuesta a Rajoy, Zapatero ha negado haberle insultado, 'y mucho menos a máquina, en todo caso, a ordenador'. Asimismo, el presidente del Gobierno le ha lanzado una apuesta a Rajoy: 'Usted tiene ganas de elecciones. Las habrá y los ciudadanos elegirán. Vamos a ver si es usted al que eligen'. 'Mientras tanto, en el terreno de la utilidad del debate, por favor, asumiento mi responsabilidad, que la asumo, cómo no, pero si quiere hacer algo útil, concrete alguna de sus propuestas y reformas', ha sentenciado Zapatero.

Para terminar la discusión, Rajoy, para variar, ha vuelto a pedir un anticipo electoral: 'Yo he pedido elecciones porque creo que es lo mejor, pero no tengo prisa personalmente. La prisa la tienen los españoles'. Pese a la bronca, al final de su intervención, el presidente del PP le ha deseado a Zapatero 'lo mejor para su futuro personal y familiar', apoyo que luego le ha devuelto el presidente del Ejecutivo: 'Le deseo lo mismo que me ha deseado a mí'. Eso sí, 'políticamente, permítame, que no pueda', ha bromeado Zapatero para cerrar el debate Gobierno-Partido Popular.