Público
Público

Zapatero se despide este fin de semana de los líderes de Iberoamérica

La reunión se celebra en vísperas del G-20, donde los países de la zona piden más protagonismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Zapatero aprovechará la cumbre iberoamericana que se celebra en Paraguay este fin de semana para despedirse de los líderes de los países que no forman parte del G-20. A este club de los más poderosos, que volverá a reunirse el 3 de noviembre en Cannes (Francia), sólo pertenecen tres países de la zona: Brasil, México y Argentina.

A la cumbre, que hace la número 21, asistirá también el rey Juan Carlos. A pesar de que, a causa del proceso de recuperación de la operación en el talón de Aquiles, se había especulado con la posibilidad de que fuera sustituido por el príncipe de Asturias, un portavoz de la Casa del Rey confirmó su participación. También viajará a Asunción la reina Sofía, que tendrá una agenda propia.

El sábado, el retiro de los líderes que tendrá lugar tras el almuerzo estará dedicado al análisis de la crisis económica y financiera, debate al que se concede especial importancia dado que el G-20 se reunirá tan sólo cuatro días después y que Iberoamérica reivindica un mayor protagonismo en este foro internacional. Además, se da por seguro que el presidente del Gobierno español y el primer ministro de Portugal compartirán con sus colegas iberoamericanos los resultados de las últimas cumbres europeas.

Cristina Fernández de Kirchner, que acaba de ser reelegida en Argentina, ya ha comunicado al rey que no asistirá a la cumbre por coincidir la fecha con el aniversario del fallecimiento de su esposo. Pero sí se celebrará el habitual almuerzo ofrecido por el presidente de México al rey y al presidente del Gobierno de España. Tampoco estarán los presidentes de Nicaragua y El Salvador, pero sí se cuenta con la asistencia de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

No está previsto que, como ocurrió en el Consejo Europeo, se produzca una declaración institucional de apoyo y felicitación a España por el anuncio del fin del terrorismo de ETA. Pero ello no es óbice para que el asunto surja en los discursos o en las conversaciones bilaterales.

La declaración final de la cumbre constatará la 'necesidad imperiosa' de que el Estado actúe como 'garante de la igualdad'. La cumbre, que se celebra con el lema La transformación del Estado y desarrollo, es el colofón a una serie de reuniones sectoriales y foros, entre los que se concede especial importancia al I Encuentro de Alto Gobierno, en el que se intercambian experiencias referentes a políticas públicas y organización del Estado. Además, habrá una declaración, promovida por España, en relación con la abolición de la pena de muerte.

La próxima cita, el año próximo, será en Cádiz.