Público
Público

El 65,6% de los noruegos es favorable a endurecer las penas

El primer ministro noruego, Jens Stolberg, insiste en la necesidad de que "la política no se haga en un estado de pánico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, ha instado al Parlamento a que preserve los valores democráticos de Noruega, mientras crece la presión pública tras los atentados del pasado 22 de julio.

En un sondeo realizado a 1.300 personas seis días después de los atentados del 22 de julio, un 65,6% dijo que las penas son 'demasiado bajas' y sólo un 23,8% creía que son apropiadas, según el diario Verdens Gang. En la encuesta, más de la mitad opinó que su visión se había endurecido desde la tragedia, en la que murieron 77 personas.

Anders Behring Breivik, el ultraderechista islamófobo de 32 años que confesó ser autor de la explosión en Oslo y la matanza indiscriminada en una isla de Utoya, ha sido acusado por la policía de terrorismo. Un delito que conlleva una pena de hasta 21 años y que podría ampliarse hasta los 30 años si finalmente se le acusase de crímenes contra la humanidad. 

El caso ha generado un debate público sobre el estado de la sociedad en Noruega, en el que políticos y votantes reflexionan sobre grandes temas como el crimen y el castigo, o la inmigración y la tolerancia.

'Debemos escuchar y abrir un debate, pero no sacar conclusiones apresuradas (...) es importante que la política no se haga en un estado de pánico', ha insistido el ministro de Justicia, Knut Storberget, que ha añadido que no 'le sorprendía' la petición de penas más duras.

En una sesión especial del Parlamento, Stoltenberg ha felicitado a los noruegos por su autocontrol desde el peor ataque que sufre el país desde la II Guerra Mundial, diciendo que han renovado su compromiso con una sociedad abierta.

El objetivo principal de los ataques de Breivik era salvar a Europa del 'marxismo cultural' y de la 'invasión musulmana', según un manifiesto publicado justo horas antes de la matanza. La mayoría de las víctimas eran adolescentes reunidos en un campamento de verano de la división juvenil del gobernante Partido Laborista.

El juicio contra el asesino de Oslo no se iniciará hasta 2012. Mientras, la policía continuará la investigación y Breivik permanecerá en prisión, donde se le someterá a diferentes análisis e interrogatorios. 

'Todos tuvieron que elegir su propio camino en un entorno de sorpresa, temor y desesperación', ha dicho Stoltenberg. 'Pero el pueblo noruego encontró el camino de vuelta'.

El primer ministro ha sostenido que muchos noruegos desearían ahora haber tenido una posición diferente en temas como la inmigración y la tolerancia, pero ha instado a los legisladores a alejarse de medidas que limiten las libertades democráticas. 'Me gustaría pedir desde este foro que evitemos iniciar una caza de brujas contra la expresión', ha señalado.

La policía ha informado de que más de 200 testigos han sido entrevistados hasta el momento y que el propio Breivik volverá a ser interrogado esta semana. 'Es muy pronto para decir si está loco o no ', ha dicho el fiscal de la policía Paal-Fredrik Hjort Kragy, agregando que 'eso lo deben decidir los psicólogos y vamos a esperar su investigación'.

Los expertos que llevan adelante la causa dudan de la afirmación de Breivik de que forma parte de una red más amplia de 'cruzados' islamófobos de extrema derecha y le consideran un psicópata fantasioso que ha escrito que la exageración es un modo de sembrar confusión entre los investigadores.