Público
Público

Abás remodela su Gobierno de cara a las elecciones de septiembre

El primer ministro, Salam Fayad,será el encargado de formar el nuevo Ejecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente palestino, Mahmud Abás, aceptó hoy la dimisión del Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) encabezado por Salam Fayad, informó a Efe la Oficina del Primer Ministro.

En una reunión extraordinaria celebrada esta mañana en la ciudad cisjordana de Ramala, el Ejecutivo presentó su dimisión para dar paso a la formación de un nuevo Gobierno. Abás aceptó la dimisión en bloque y encargó a Fayad que forme un nuevo Ejecutivo que incluya representantes de las diversas facciones políticas palestinas.

La decisión tiene lugar días después de que Abás anunciase la convocatoria de elecciones presidenciales y legislativas para el próximo mes de septiembre.

El movimiento islamista Hamás, que no reconoce a Fayad como primer ministro, dijo esta mañana que 'la medida es ilegal y la rechazamos. El Gobierno solo puede ser tal si gana la confianza del Parlamento'.

'La remodelación tiene el único objetivo de crear confusión y ocultar los escándalos publicados por Al Jazeera' La Ley Básica palestina estipula que todo nuevo gabinete debe ser aprobado por el Consejo Legislativo Palestino en un plazo de tres semanas que se puede prolongar hasta cinco.

Hamás cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento, que permanece disuelto desde que el movimiento islamista tomó por la fuerza el poder en Gaza en 2007.

Según el portavoz Sami Abu Zuhri, la decisión de Abás 'tiene como objetivo crear confusión y ocultar los escándalos publicados por Al Jazeera el pasado mes'. La situación del Gobierno de la ANP, añadió el portavoz, 'es similar a lo que ha ocurrido en Túnez y Egipto'.

La cadena Al Jazeera y el diario británico The Guardian, publicaron una serie de informaciones que llamaron 'Los papeles palestinos', entre los que constaban numerosos detalles sobre las negociaciones encabezadas por la ANP con Israel.

Su difusión fue especialmente controvertida por las concesiones que estaban dispuestos a hacer para lograr la paz. También porque pusieron de manifiesto la supuesta relación del Gobierno palestino con los servicios de inteligencia y el Ejército israelí para acabar con los militantes de Hamás.