Público
Público

Abás reta a EEUU e Israel al pedir el aval de la ONU a un Estado palestino

Palestina puede convertirse en un país observador pese al veto de Washington en el Consejo de Seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente palestino, Mahmud Abás, presentará el viernes 23 de septiembre en Nueva York, ante la Asamblea General de la ONU, una propuesta para que el Consejo de Seguridad reconozca inmediatamente un Estado palestino con plenos derechos y en las fronteras de 1967. Una iniciativa que supone un desafío a EEUU, que ya ha anunciado que la vetará en el Consejo, y para Israel, que quiere evitarla a toda costa.

'Cuando haya terminado de pronunciar mi discurso [ante la Asamblea General], entregaré la petición al secretario general, a fin de que se la pase al presidente del Consejo de Seguridad', manifestó Abás en Ramala ante un grupo de escogidos dirigentes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), ante los que descubrió parte de sus cartas.

EEUU y la UE quieren evitar que la ANP pueda llevar a Israel ante La Haya

Abás se encuentra sometido a una fuerte presión de Wa-shington y de la UE, que están obrando como si los intereses de Israel fueran más importantes que los suyos propios. La UE y EEUU quieren, por encima de todo, arrancar a Abás una garantía firme de que el futuro Estado no denunciará ante la Corte Penal Internacional (CPI) a Israel por crímenes de guerra o contra la humanidad que se han cometido en el pasado o se puedan cometer en el futuro. Esta es ahora mismo la única obsesión de Israel, EEUU y la Unión Europea.

En el discurso, Abás desveló los pasos que piensa dar la semana próxima, subrayando que la propuesta palestina se dirigirá inicialmente al Consejo de Seguridad. Recalcó que dos terceras partes de los países del mundo apoyan la creación de un Estado palestino y defendió que la mejor opción para todos es reconocer cuanto antes ese Estado y conducir después las negociaciones, aunque a estas alturas es evidente que Israel no tiene ningún interés en respetar las resoluciones internacionales.

Abás fue muy claro al insistir en que los palestinos no pretenden 'aislar' o 'deslegitimar' a Israel, sino combatir y deslegitimar sus políticas de 'ocupación y asentamientos'. Estas palabras cobran un mayor significado en un momento en que Israel ha tenido que retirar por distintas razones a sus embajadores en Turquía, Egipto y Jordania, los únicos tres países de Oriente Próximo con los que el Estado judío mantiene relaciones.

Exteriores convoca a una tensa reunión a cinco embajadores de la Unión Europea

Las negociaciones con Israel deberían reanudarse después del reconocimiento del Estado, puesto que lo que ha ocurrido en los últimos años muestra que el rechazo de Israel a negociar con la OLP y la ANP es el causante de la parálisis general del proceso de paz, dijo el presidente palestino. Abás cree que esto podría cambiar si las Naciones Unidas reconocen el Estado. 'De ninguna manera vamos a cuestionar la legitimidad de Israel', insistió el mandatario.

Abás presentará su propuesta en la sede de las Naciones Unidas poco antes de que la misma tribuna de la Asamblea General vea pasar al primer ministro Binyamín Netanyahu, quien ha decidido acudir a la ONU 'para decir la verdad', mientras Israel sigue construyendo sin descanso en las colonias que ha levantado en los territorios ocupados.

Los Estados Unidos están ejerciendo una enorme presión sobre los palestinos para que estos se contenten con un vago reconocimiento de Estado observador por parte de la Asamblea General. Y a esta presión se ha de añadir la de la UE, que parece obrar en plena sintonía con Washington e Israel, especialmente el bloque de países que está liderado por Alemania y que incluye, entre otros, a Italia, Polonia, Holanda y Chequia.

Israel eleva la presión sobre el conjunto de la UE

Conforme se aproximan las fechas claves, Israel eleva la presión sobre el conjunto de la UE de una manera que en medios europeos se califica de 'poco diplomática' e 'intensa'. El miércoles, el Ministerio de Exteriores convocó a los embajadores en Tel Aviv de los cinco mayores países de la UE (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) y les dijo que están actuando en contra de los intereses básicos del Estado judío, aunque obviamente eso no es cierto.

Fuentes diplomáticas indicaron que la reunión se fue calentando y que al final, en medio de una gran tensión, los europeos respondieron a las agresiones verbales de los funcionarios israelíes diciendo que Israel tendría que haber defendido sus propios intereses y dejado de construir en los territorios ocupados hace ya mucho tiempo.

Dentro del grupo de los cinco países mencionados, España y Francia son quienes con más decisión defienden la necesidad de que la comunidad internacional dé un paso adelante en el reconocimiento palestino, aunque ahora está muy claro que Israel no tiene el menor interés en abandonar Cisjordania, incluida Jerusalén, donde existen a día de hoy grandes proyectos expansionistas.

Las autoridades de Ramala están indignadas con la UE, que en las últimas semanas, y aún más en los últimos días y en las últimas horas, parece actuar como correveidile de Estados Unidos e Israel. La responsable de política exterior, Catherine Ash-ton, y Tony Blair, que actúa como enviado del Cuarteto, no han parado ni un momento de exigir a Mahmud Abás un compromiso claro de que los palestinos no recurrirán ante la Corte Penal Internacional de la Haya para denunciar crímenes de guerra o contra la humanidad del Estado judío.

'El asunto de los crímenes de guerra se ha convertido en una verdadera obsesión de la UE '

'El asunto de los crímenes de guerra o contra la humanidad se ha convertido en una verdadera obsesión de la UE. A los europeos no parece preocuparles lo más mínimo el reconocimiento del Estado palestino. Sólo están interesados en obtener garantías de que no acudiremos a la CPI. Todos sus esfuerzos van en esa dirección. Pero a pesar de la presión de la UE, no vamos a ceder', comentaron a Público en medios cercanos a Abás.

'De hecho, les estamos diciendo a los europeos que a partir de ahora Israel tendrá que pensarse dos veces lo que hace en los territorios ocupados. Sería mucho más positivo que los europeos no encubrieran las acciones de Israel. Los ciudadanos europeos deben saber que a sus representantes no les preocupa que se cometan crímenes de guerra o contra la humanidad, pero sí les preocupa que se denuncien', dijeron esas fuentes.

Al mismo tiempo, indicaron que los palestinos se sientes fuertes, pues saben que cuentan con una holgada mayoría en la Asamblea General, aunque son conscientes de que EEUU y la UE están presionando sin descanso a terceros países para que voten en contra del reconocimiento palestino.