Publicado: 12.03.2014 11:32 |Actualizado: 12.03.2014 11:32

La aerolínea niega que la tripulación haya tenido algo que ver en la desaparición del avión malasio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director comercial de la aerolínea Malaysia Airlines, Hugh Dunleavy, ha salido al paso de las informaciones sobre el posible incumplimiento por parte del copiloto del avión desaparecido el pasado 8 de marzo de las regulaciones de seguridad. Una mujer surafricana, Jonti Roos, ha contado en una entrevista en la televisión australiana Channel Nine que Fariq Ab Habid invitó a la turista y a una amiga a entrar en la cabina mientras viajaban de Phuket (Tailandia) a Kuala Lumpur en diciembre de 2011.      

Según su relato, pasaron una hora en compañía de los pilotos charlando y fumando. La cadena ha mostrado fotos y un vídeo de las dos pasajeras con Fariq, de 27 años, y el piloto en una cabina de un avión. Ante ello, el director de Malaysia Airlines ha asegurado que "no hay razones para creer" que una acción por parte de la tripulación sea la causante de la desaparición del vuelo MH370 con 239 personas a bordo. No obstante, la aerolínea, que ha declarado sentirse consternada ante la aparición de estas informaciones, está investigando las imágenes del supuesto incidente. El copiloto, con 2.763 horas de vuelo, entró en Malaysia Airlines en 2007.

El ministro de Defensa y titular interino de Transporte de Malasia, Hishammuddin Hussein, ha declarado que las operaciones de búsqueda continuarán hasta averiguar la suerte del avión Boeing 777-200. "Nunca perderemos la esperanza, se lo debemos a los familiares", manifestó el ministro, que reconoció que las autoridades todavía no han encontrado nada. "Cada día que pasa las operaciones de búsqueda y rescate se convierten más en búsqueda", admitió Hishammuddin.

Mientras, los familiares de los 154 viajeros chinos del vuelo han reclamado que se intensifique la búsqueda no sólo por mar, sino también por tierra, después de que algunos de ellos llamaran a teléfonos de sus allegados y "dieran tono". Así lo aseguraron en un encuentro con el embajador de Malasia en China, Iskandar Sarudin, y autoridades de Aviación Civil del país vecino, en el hotel Lido de Pekín, donde las familias esperan noticias desde el sábado.

En esa reunión, los familiares pidieron a Malasia que investigara lo ocurrido con los teléfonos, así como conocer la última conversación que mantuvo el piloto con la torre de control antes de perderse el contacto. "Entendido, buenas noches", contestó por última vez el piloto a las autoridades aéreas de Malasia cuando éstas le informaron de que entraba en espacio aéreo de Vietnam, poco antes de que se perdiera la señal, según revelaron oficiales de Aviación Civil malasios durante el encuentro.

El grupo de cientos de familiares concentrado en el hotel pequinés denunció la escasez de información y los detalles confusos de la investigación que les van llegando. Mientras algunos de los familiares de estos viajeros ya se han desplazado a Malasia en vuelos pagados por la compañía -en total, 115 según la cadena CCTV-, una gran mayoría se ha quedado en la capital china hasta que se conozcan más datos. El embajador de Malasia, no obstante, informó hoy de que se han tramitado 315 visados más, que serán repartidos mañana, para quien quiera viajar a Kuala Lumpur.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, ha pedido paciencia y ha asegurado que "el Gobierno está haciendo todo lo posible para contar con más personas, aviones y barcos con equipos avanzados". "Estoy convencido de que acabaremos por encontrarlo. La cuestión es cuándo", dijo Razak en una entrevista al canal de televisión Alhijrah. Un total de 13 naciones, 42 barcos y 39 aviones colaboran hoy en las operaciones de rastreo que se han ampliado por el estrecho de Malaca al mar de Andamán y al mar de China Meridional. Las autoridades malasias no descartan ninguna hipótesis sobre la desaparición del avión, incluido el secuestro y el sabotaje.

Según ha explicado el jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea malasia, el general Rodzali Daud, los radares de las Fuerzas Armadas malasias detectaron una señal que podría corresponder al avión el pasado sábado en la zona norte del Estrecho de Malacca, que separa la península de Malasia de la isla indonesia de Sumatra. La zona en la que se situaría el último rastro de la aeronave está situada a cientos de kilómetros del punto en el que los radares civiles perdieron la señal de la aeronave.

En una rueda de prensa, el general ha dicho que la señal de seguimiento se registró a las 2.15 horas del sábado, unos 45 minutos después de que la aeronave desapareciera de los sistemas de control del tráfico aéreo civil entre la costa este de Malasia y Vietnam. El jefe de la Fuerza Aérea malasia ha indicado que la señal captada por los radares militares estaba situada en un punto a una distancia de entre 300 y 530 kilómetros al noreste de la isla de Penan, situada al oeste de la costa malasia. El alto mando ha advertido de que estos datos todavía tienen que ser corroborados.