Público
Público

Afganistán vuelve a romperse

Tres informes advierten del deterioro de la situación y denuncian la estrategia de la OTAN.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La situación en Afganistán corre peligro de descarrilarse si las fuerzas de la OTAN no cambian de estrategia. Como prueba de este análisis que publicaron ayer tres organizaciones diferentes, un atentado suicida en una mezquita se cobró la vida del vicegobernador de la provincia de Helmand y de otras cinco personas.

El primer ministro de Canadá amenazó el miércoles al presidente de EEUU George Bush con retirar sus tropas de Afganistán si la OTAN no manda más refuerzos a la misión.

Los tres informes independientes coinciden en denunciar el fracaso de los aliados en Afganistán al tiempo que abogan por un cambio de estrategia para favorecer la estabilidad y evitar un “desastre humanitario”.

Coincidiendo con el segundo aniversario del establecimiento del plan quinquenal Compact, enfocado a relanzar el desarrollo del país, la organización británica Oxfam resalta que los objetivos no se están  cumpliendo y que “la creciente inseguridad” está socavando el poco progreso registrado en los sectores social y económico.

En una carta abierta al primer ministro británico, Gordon Brown, Oxfam defiende la necesidad de dar “un radical cambio de dirección para reducir el sufrimiento y evitar un desastre humanitario”. A conclusiones similares llega el estudio del Consejo Atlántico de EEUU, que propone  “cambios urgentes para prevenir que Afganistán se convierta en un estado fallido”.

Un tercer informe estadounidense, a cargo del Afghanistan Study Group, alerta que el progreso “está seriamente amenazado” por la renovada violencia, creciente apatía de los países aliados, antagonismo político interno y desconfianza del pueblo afgano en el futuro del país.

El estudio achaca el fracaso de la estrategia vigente al limitado contingente de tropas de la OTAN en el terreno y a una insuficienteayuda económica. Hay unos 37.000 soldados de la Fuerza de Asistencia y Seguridad Internacional en Afganistán, entre ellos contingentes españoles. Existen dos líneas de mando en la misión: la OTAN y EEUU.

“Esta separación crea contradicciones en la calidad de las operaciones y la coordinación civil-militar. Debe haber un mando unificado bajo la OTAN de todas las tropas internacionales”, señala Oxfam.

El presidente afgano Hamid Karzai ha sugerido que la situación ha empeorado desde la llegada de las 6.000 tropas británicas a la provincia sureña de Helmand. Fue un síntoma más del enfriamiento de las relaciones de Kabul con Londres.

Oxfam recuerda que “desarrollo y seguridad están inextricablemente conectados” y advierte que la “persistente pobreza” es caldo de cultivo de la “insurgencia”. “Es inevitable que algunos afganos se pasen a los narcóticos, la criminalidad o, incluso, la militancia si no pueden alimentar a sus familias”, resalta la carta.

Oxfam aboga por una mayor concentración de las inversiones en zonas rurales y por la inclusión de los tradicionales “consejos comunitarios o tribales” en los programas de paz y desarrollo. “Los afganos deben liderar el proceso de reconstrucción y reconciliación”, señala la carta