Público
Público

Ahmadineyad, primer líder de Irán en visitar Egipto desde 1979

El presidente iraní destaca la importancia de las relaciones bilaterales por el bien de todos los países de la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mahmud Ahmadineyad ha pisado El Cairo por primera vez desde que un mandatario iraní visita Egipto desde 1979 y después de más de treinta años de fuertes tensiones diplomáticas entre los dos países. A su llegada a la capital egipcia, el presidente de Irán fue recibido por su homólogo Mohamed Mursi.

Ambos jefes de Estado se han reunido para analizar medidas para resolver la crisis siria 'sin una intervención militar', además de conversar sobre la situación regional y las formas de reforzar los lazos bilaterales. El Cairo y Teherán rompieron sus lazos en 1979 tras el triunfo de la revolución iraní, después de que el Gobierno egipcio decidiera acoger en su territorio al depuesto sha, Mohamed Reza Pahlevi, y debido a la firma de los acuerdos de paz de Camp David entre Egipto e Israel.

El presidente iraní ha viajado al país árabe para participar en la XII cumbre de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI), que comenzará mañana. Antes de viajar al estado norteafricano, Ahmadineyad aseguró en Teherán que 'si Irán y Egipto toman una postura unida ante el caso palestino, la geografía política de la región cambiará', según la agencia de noticias iraní Fars. El mandatario también expresó su deseo de visitar la Franja de Gaza esta semana, así como su voluntad de 'rezar en Jerusalén tras la liberación'.

Este martes ha insistido en la importancia de las relaciones entre Egipto e Irán por el bien de todos los países de la zona. 'Si los dos pueblos están unidos en esta etapa de desarrollo ocuparán un lugar importante en el mundo, y la región y el mundo se beneficiarán', ha vuelto a subrayar Ahmadineyad tras reunirse con el jeque de la prestigiosa institución suní de Al Azhar, Ahmad al Tayeb.

Al Tayeb ha emitido un comunicado en el que instó a Irán a no interferir en los asuntos internos de las monarquías suníes del Golfo Pérsico, en especial de Baréin. Según Ahmadineyad, con el jeque analizó la situación regional e internacional: 'Por suerte, hubo coincidencias en nuestros puntos de vista', afirmó.

El presidente iraní, dirigente de la mayor potencia chií, explicó que en sus conversaciones con los responsables egipcios trató el desarrollo de los lazos bilaterales, y expresó su esperanza de que su viaje a El Cairo sea 'el comienzo de un intercambio de visitas mutuas'. Mursi viajó el pasado 30 de agosto a Teherán, en la primera visita de un jefe de Estado egipcio en más de treinta años, para entregar la Presidencia del Movimiento de Países No Alineados a Irán en una cumbre en este país. La visita de Mursi era la más esperada por la diplomacia iraní tras la caída del régimen de Hosni Mubarak en febrero de 2011.

La llegada del mandatario iraní a El Cairo coincide con la detención del ex fiscal general de Teherán Said Mortazavi, cercano a Ahmadineyad. Conocido como 'el carnicero de la prensa', fue suspendido de su cargo al frente de dicho tribunal por su presunta vinculación con la tortura y muerte de tres manifestantes cuando estaban bajo custodia en la prisión de Kahrizak tras las protestas populares que estallaron tras los comicios presidenciales de 2009.

A pesar de que no se conoce por el momento el motivo de la detención, los últimos acontecimientos a nivel político en el país sugieren que el arresto esté relacionado con su posición en la disputa desencadenada entre Ahmadineyad y el presidente del Parlamento, Alí Larijani. El domingo, Ahmadineyad acusó a la familia del presidente de Larijani de corrupción durante un debate en el que se reflejaron las tensiones existentes entre el líder iraní y la oposición, tanto externa como interna, a pocas semanas de las elecciones presidenciales.