Público
Público

Al menos 18 muertos en dos atentados contra puestos policiales en Pakistán

La policía pakistaní está siendo objeto de terribles ataques durante la última semana. Un total de 126 personas han muerto por los atentados talibanes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 18 personas, dos de ellas niños, murieron hoy en sendos atentados contra puestos policiales en el valle de Swat, en el norte de Pakistán, según la cadena Geo TV.

Quince de los muertos se registraron el puesto de control policial de Char Bagh, contra el que un terrorista suicida lanzó un vehículo cargado de explosivos. El puesto, en el que estaban destacados una treintena de policías, quedó completamente destruido.

Al menos seis agentes heridos fueron trasladados a un hospital cercano, según las fuentes de Geo, que dijeron temer que el número de víctimas aumentará. Un portavoz de los talibanes paquistaníes identificado como Muslim Khan asumió la responsabilidad por el atentado.

En el mismo valle, otro puesto de control policial fue atacado hoy en el área de Abuha, situada también en la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP). El puesto fue destruido con explosivos, en un ataque que causó la muerte de tres personas, dos de ellas niños, y heridas a varias más.

Pakistán ha sufrido otros dos sangrientos atentados esta semana. El pasado martes, 30 personas, la mayoría policías, murieron en un ataque suicida perpetrado en la sala de emergencias del hospital de Tank, en la NWFP.

El jueves, 78 personas fallecieron y 103 resultaron heridas en un doble atentado suicida en las puertas de acceso de la principal fábrica de armamento paquistaní, ubicada en el cuartel de Wah, a unos 30 kilómetros de Islamabad.

El movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), que aglutina a los grupos talibanes paquistaníes, saludó el pasado lunes la dimisión de Pervez Musharraf como presidente del país y ofreció al Gobierno reanudar las conversaciones de paz.

No obstante, los atentados han continuado y el TTP amenazó con más mientras continúe la operación que el Ejército lanzó contra los insurgentes en la demarcación tribal de Bajaur, en la frontera con Afganistán, donde en dos semanas han fallecido más de 600 personas en combates, la mayoría integristas.