Publicado: 08.10.2016 10:02 |Actualizado: 08.10.2016 11:45

Al menos 9.000 civiles desplazados por la ofensiva en el norte de Siria

Cerca de 500 personas han muerto en la ciudad de Alepo y en sus alrededores desde el final de la tregua en Siria el pasado 19 de septiembre. Entre las víctimas hay 90 menores de edad

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
La ciudad siria de Alepo. - REUTERS

La ciudad siria de Alepo. - REUTERS

EL CAIRO.- Unos 9.000 civiles tuvieron que abandonar sus hogares en el noreste de la provincia siria de Alepo (norte) desde finales de agosto por los choques entre facciones rebeldes sirias apoyadas por Turquía y el grupo terrorista Estado Islámico (EI), informó este sábado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, al menos 497 civiles han muerto en la ciudad de Alepo y en sus alrededores desde el final de la tregua en Siria el pasado 19 de septiembre, según el recuento publicado por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Entre las víctimas hay 90 menores de edad y 40 mujeres, además de 1.200 civiles que resultaron heridos en el mismo periodo.

De los casi 500 civiles fallecidos, la ONG precisó que al menos 305 personas han perdido la vida por los bombardeos de la aviación rusa y siria contra los barrios del este de Alepo, sitiados por el Ejército y controlados por facciones armadas opositoras.

Otros 17 civiles, entre ellos cuatro niños, han fallecido por la caída de proyectiles de artillería lanzados por las fuerzas gubernamentales contra los distritos de Al Maadi, Al Sajur, Al Helik, Saif al Daula, todos ellos ubicados en la mitad oriental de la urbe disputada.

Asimismo, 124 civiles han perecido por los ataques aéreos de aviones rusos y sirios en las localidades situadas en los alrededores de la ciudad de Alepo.

Por otro lado, otras 50 personas han muerto por el impacto de cohetes arrojados por grupos rebeldes contra áreas bajo el dominio de las autoridades, ubicadas en el oeste de la urbe.

9.000 desplazados en campamentos y tiendas

Los 9.000 civiles desplazados sirios se refugiaron en áreas bajo el control de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición kurdo árabe, y de la milicia sirio kurda Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en el norte y noroeste de Alepo.

Alrededor de 3.000 civiles fueron reubicados en las localidades de Deir Yamal, Kafr Naya y Kafr Naseh; otros 4.000 se encuentran en el campamento de desplazados de Al Shahbá; mientras que 1.000 más llegaron a la ciudad de Afrín y sus alrededores, y están alojados en casas de parientes.

Cientos de ellos, que llegaron a la zona a través de las localidades de Azaz y Qatma, siguen esperando poder acceder al área de Afrín, en la frontera con Turquía y gobernada por los kurdos.

En las últimas 48 horas, más civiles huyeron de las poblaciones de Ajtarín y Al Masudia debido a los enfrentamientos entre las facciones rebeldes apoyadas por Ankara y el EI, en los que los grupos armados sirios consiguieron tomar el control de esas dos localidades.

Ofensiva al norte de Alepo desde agosto

La zona de Afrín y otras controladas por las FSD han recibido a miles de civiles en los últimos meses, para los cuales se han levantado campos y tiendas, mientras que otros han sido hospedados en edificios y refugios ofrecidos por los responsables locales.

Desde el pasado 21 de agosto, los insurgentes sirios apoyados por fuerzas turcas llevan a cabo una ofensiva contra el EI en el norte de Alepo, aunque los kurdos también han denunciado ataques contra ellos por parte de los efectivos de Ankara, que busca evitar que los kurdos controlen una amplia franja en la frontera siria con Turquía.

Bombardeos entre la indignación internacional

La tregua pactada por EEUU y Rusia estuvo vigente en Siria entre los pasados 12 y 19 de septiembre, y logró reducir las hostilidades en todo el país, especialmente en la ciudad de Alepo.

Tres días después de que el Ejército sirio declarara el fin del alto el fuego, las Fuerzas Armadas lanzaron una nueva y más violenta ofensiva sobre Alepo, con el respaldo de la aviación de Rusia.

Los bombardeos sobre la ciudad han provocado la indignación y las condenas internacionales, y el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este viernes para tratar la situación en la segunda ciudad de siria.