Público
Público

Albóndigas con arroz para los 33 mineros atrapados

Nuevas imágenes muestran a los trabajadores chilenos aseados y optimistas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Afeitados, vestidos y mucho más repuestos. Así se pudo ver, en un nuevo vídeo difundido por las autoridades, a los 33 mineros chilenos que se encuentran atrapados bajo 688 metros de roca y tierra, en una mina del norte de Chile.

El nuevo vídeo se realizó para que los familiares de los afectados pudieran ver las mejorías que experimentan tras varios días de asistencia y atenciones.

Ofició de presentador el minero Mario Sepúlveda, quien también lo hiciera en las imágenes recogidas el 26 de agosto. En aquella ocasión, los trabajadores aparecieron sucios, tristes, desnudos y con la barba crecida, haciendo esfuerzos por aguantar las lágrimas.

El estado anímico que evidenciaron los mineros en la noche del martes era totalmente distinto. Se les veía contentos, saludaban a la cámara y se oían muchas risas de fondo por las bromas que decían. 'Hoy, como se podrán dar cuenta, las cosas han cambiado mucho', destacó Sepúlveda. 'Estamos con zapatos secos, ropa limpia, tenemos agüita fresca y todo muy bien organizadito aquí abajo', afirmó con orgullo.

El trabajador agradeció las gestiones realizadas por el presidente chileno, Sebastián Piñera. 'Estamos muy felices, nos sentimos contentos al ver la preocupación que todos han tenido por nosotros y queremos agradecerle al señor presidente lo que se ha hecho'.

El optimismo también se debe a que desde hace tres días se trabaja en la perforación que los sacará a la superficie dentro de tres o cuatro meses.

Ayer, los mineros tomaron su primera comida caliente: albóndigas con arroz y de postre, kiwis. Los alimentos fueron enviados calientes, en pequeños botes de plástico, similares a los que contienen la comida en los aviones. La preparación fue muy estudiada y se preparó con los mejores aceites y con cantidades mínimas de sal. Para la cena se lesenvió pollo con guisantes.

Mientras, los propietarios del yacimiento San José pidieron disculpas y solicitaron al tribunal que analice los antecedentes 'contables, económicos y financieros, determinar la viabilidad de la empresa y, en caso negativo, se solicite su quiebra'. Si se declara en quiebra, los dueños eludirían el pago de indemnizaciones por el accidente.

El escrito asegura que el negocio se encuentra en una mala situación y que 'no puede cumplir con sus obligaciones', como sería el pago de salarios a los mineros atrapados y al resto de los que se han quedado sin ingresos tras el derrumbe. El total de la plantilla era de 300empleados.