Público
Público

El alcalde tolerante de Amsterdam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Su trayectoria como alcalde de Amsterdam y su lista electoral son su principal mensaje. Job Cohen, de 62 años, líder del partido laborista (PvdA) desde hace tan solo tres meses, está acompañado por una musulmana de origen turco como número dos y de un activista gay y un inmigrante marroquí muy influyente en el barrio musulmán de Amsterdam. Es su tarjeta de presentación, de la que recelan muchos críticos por su falta de experiencia en la economía, verdadero hilo conductor de la campaña electoral.

Los votantes han olvidado en esta campaña el motivo por el cual los laboristas rompieron en febrero el Gobierno liderado por el democristiano Jan Peter Balkenende, forzando así las elecciones celebradas ayer. Sin Walter Bos, antiguo ministro de Finanzas, el nuevo liderazgo de Cohen ha devuelto durante la campaña electoral las esperanzas a una izquierda incapaz de rentabilizar la crisis económica con un mensaje de austeridad pero más conciliador en lo social que el de sus rivales. Según Cohen, la crisis no puede dejar a los parados sin la prestación ni a los inmigrantes sin la protección de las que los liberales de Rutte y los xenófobos de Wilders recelan, respectivamente.

Cohen, descendiente de víctimas del Holocausto y ex rector de la universidad de Maastricht, cuenta sin embargo con un pasivo democrático importante que ayer trató de corregir. Nunca ha sido elegido en las urnas para un cargo político relevante, ya que los alcaldes son nombrados por el Gobierno. Sí tiene experiencia de gobierno, ya que había sido secretario de Estado de Educación y Justicia. Como alcalde de Amsterdam, Cohen pasó a los libros de historia en 2001 al oficiar la primera boda homosexual del mundo.