Público
Público

Alemania atribuye a la "mala suerte" el brote de E. coli

La bacteria se ha cobrado hasta ahora 32 vidas en Alemania y una en Suecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No se puede castigar a alguien por tener mala suerte'. Así se refirió ayer Gert Hahne, portavoz de la Oficina de Protección al Consumidor de Baja Sajonia, a la decisión de las autoridades de ese estado de no sancionar a la explotación agrícola de Bienenbüttel, donde se originó el mortífero brote de Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC). 'Todo lo que hemos revisado hasta ahora muestra que la granja era impecable', dijo Hahne, que afirma que la instalación 'es higiénica y siguió todas las regulaciones'. Por ello, consideró ayer que no existe 'ningún fallo en la explotación o base legal para hacerlos responsables'.

Por otro lado, las autoridades advirtieron ayer de que la amenaza de infección persiste, aunque se conozca su origen. 'Persiste el peligro de infección por contacto físico', señaló ayer un portavoz del Ministerio de Asuntos Sociales del Estado de Hesse. Y es que fallos de higiene en la cadena alimenticia podrían conducir a nuevos brotes. La bacteria se ha cobrado hasta ahora 32 vidas en Alemania y una en Suecia.

Por su parte, la Comisión Europea, a través del comisario de Salud, John Dalli, expresó ayer su confianza en que Rusia levante el veto a la verdura europea tras el hallazgo del foco. 'La fuente de contaminación está identificada... Los consumidores europeos y los socios comerciales pueden tener plena confianza en la seguridad de las verduras europeas', dijo Dalli en un comunicado. Sin embargo, el responsable del servicio sanitario ruso, Guenadi Oníschenko, puso en duda que realmente se haya localizado el brote. 'Si el factor que dio origen a la infección se hubiese aclarado, la enfermedad no crecería', explicó Oníschenko.