Público
Público

Amnistía denuncia que el desalojo de poblados gitanos continúa con Hollande

El último desmantelamiento dejó este lunes a 150 personas de etnia rom sin lugar para cobijarse. Han pasado la noche acampados ante el ayuntamiento de Saint-Denis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de 150 personas de etnia gitana, entre las que había 60 menores, han perdido su hogar este lunes en el departamento de Seine-Sant-Denis, en las afueras de París, después de su desalojo forzoso y la demolición de sus viviendas, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI). Las excavadoras, precedidas por la policía, han convertido de la noche a la mañana sus hogares en escombros.

El desmantelamiento de campamentos gitanos en Francia fue iniciado por el anterior presidente galo, Nicolás Sarkozy, a finales de 2010. Dos años después, ya con el socialista François Hollande al frente del Elíseo, la política de derribo de viviendas gitanas continúa. Este mismo mes, el pasado día 9 de octubre, fue desalojado otro poblado en Marsella, al sur de Francia.

'Las autoridades locales no les han proporcionado alojamiento alternativo'

Esta operación es, por tanto, tal y como recuerda AI, una más de varias de este tipo realizadas los últimos meses. 'En un escenario que ya es demasiado habitual para las comunidades gitanas de Francia, se ha vuelto a dejar sin hogar a decenas de familias con hijos de corta edad porque las autoridades locales no les han proporcionado alojamiento alternativo', ha señalado el director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central, Marek Marczyński.

'Las autoridades de Seine-Saint-Denis han incumplido totalmente sus obligaciones en materia de derechos humanos al concebir y ejecutar esta operación, que equivale a un desalojo forzoso', ha añadido.

La organización de derechos humanos explica que las 150 personas desalojadas llevaban residiendo en barracones en Noisy-le-Grand desde hacía dos años. En abril de este año, un tribunal ordenó el desmantelamiento del asentamiento, y el 8 de octubre, la prefectura de Seine-Saint-Denis convocó una reunión para afrontar el desalojo a la que fueron invitadas ONGs locales, pero ningún representante de la comunidad gitana. Tampoco se fijó una fecha exacta para la operación.

Esta noche, cerca de 80 personas, entre desalojados y activistas, han dormido frente al ayuntamiento de Seine-Saint-Denis, según informa hoy el diario Le Monde, ya que no tienen sitio donde cobijarse. A lo largo del día de ayer, los residentes del campamento se concentraron frente al consistorio, quien se negó a reunirse con nadie para tratar sobre la operación.

'La actuación precipitada de las autoridades ha sumido a decenas de familias gitanas en esta situación tan trágica en Noisy-le-Grand; ahora deben trabajar con la comunidad para encontrar una solución aceptable de alojamiento alternativo que se ajuste a las normas internacionales de derechos humanos' ha afirmado Marczyński.