Público
Público

Argentina no extraditará al 'Ángel de la Muerte'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El excapitán de la Marina Alfredo Astiz, uno de los protagonistas de la dictadura argentina, permanecerá por ahora en su país. La Corte Suprema de Justicia rechazó por 'improcedente' la petición de Francia, que esperaba extraditar al represor, más conocido como el Ángel de la Muerte, para juzgarlo por la desaparición de las monjas francesas Leónie Duquet y Alice Domon durante el régimen militar. Según el máximo tribunal, 'la jurisdicción penal argentina se está ejerciendo sobre la base del principio de territorialidad', que establece que los delitos serán investigados en el lugar donde se perpetraron.

Los jueces subrayaron en su resolución que Francia no tiene 'facilidades notoriamente mayores que Argentina para conseguir las pruebas del delito' y que, dado que Astiz ya tiene abierta una causa en su país, no puede ser juzgado dos veces por el mismo delito.

París lo condenó en ausencia por el rapto y asesinato de dos monjas galas

En abril de 2010, otro tribunal argentino se opuso a la extradición del exmarino, pero Francia reclamó entonces a la Corte Suprema, sin éxito. Ahora deberá esperar a que la causa sobre el asesinato de las religiosas se resuelva en este país.

La insistencia de Francia tenía por objetivo 'prevenir decisiones absolutamente sorprendentes' por parte de la Justicia argentina, según reveló hace más de un año la abogada de las familias de las monjas, Sophie Thonon. Para la letrada, era importante insistir en la extradición de Astiz para evitar que se pudiera volver a condenar con 'penas irrisorias' a exmilitares. Thonon, que acusó a los jueces de permitir 'algunas exoneraciones penales escandalosas', aseguró que Francia debía 'prevenirse ante una situación idéntica en el caso Astiz'.

En 1990, la Justicia francesa condenó en ausencia al exmarino por el secuestro y asesinato de las dos monjas, mientras que el Gobierno galo solicitaba a Argentina ese mismo año, por primera vez, la entrega del exmarino. En 2001 y 2003, llegaron otras peticiones de extradición que fueron desestimadas.

Fingió ser víctima de la dictadura para poder delatar con un beso a las religiosas

Astiz ha sido reclamado además por Suecia, España e Italia. Este último país también lo condenó en ausencia a prisión perpetua por la desaparición de tres italianos. Hoy cumple prisión preventiva en la provincia de Buenos Aires como imputado en la megacausa del centro clandestino de detención ESMA, que desde 2009 investiga a 19 personas por la desaparición de las monjas y del periodista argentino Rodolfo Walsh, entre otras víctimas.

El Ángel de la Muerte usó su aspecto inocente para infiltrarse en Madres de Plaza de Mayo como hermano de un desaparecido. En 1977, aquel joven rubio y de ojos azules señaló con un beso a las monjas francesas y a las fundadoras de Madres, que horas después fueron secuestradas, torturadas y arrojadas aún vivas al río de la Plata en un vuelo de la muerte.