Publicado: 18.07.2016 20:10 |Actualizado: 18.07.2016 20:10

El asesino de Niza tenía fotos de Bin Laden e imágenes de atentados y crímenes del Estado Islámico

Según la Fiscalía francesa, que no ha hallado vínculos entre el terrorista y la organización, Mohamed Lahouaiej Bouhlel había mostrado un "interés cierto pero reciente" por el movimiento yihadista.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Un soldado francés custodia el paseo marítimo de Niza. - REUTERS

Un soldado francés custodia el paseo marítimo de Niza. - REUTERS

PARÍS.- El terrorista que causó 84 muertes el pasado jueves en Niza tenía en su ordenador desde hace pocas semanas imágenes extremadamente violentas de crímenes perpetrados por el Estado Islámico (EI), así como fotos de líderes yihadistas como Osama bin Laden o Moctar Belmoctar.

El fiscal de la República, François Molins, ha explicado este lunes en una comparecencia ante la prensa que el registro tanto del teléfono móvil de Mohamed Lahouaiej Bouhlel hallado en la cabina del camión utilizado en el atentado como del ordenador que tenía en su casa indica un interés "cierto, pero reciente", en el "islamismo radical". Bouhlel estaba considerado como un individuo violento, no practicante religioso, que consumía carne de cerdo y alcohol ─ambos prohibidos por el islam─ y con "una sexualidad desenfrenada".

Sin embargo, según el testimonio brindado por una de las seis personas que continúan bajo arresto tras el atentado, el hombre se había dejado barba hacía ocho días y había explicado que tenía un significado religioso. También, del 1 al 14 de julio, había buscado en Internet canciones religiosas llamando a la yihad ('nashids') e información sobre el reciente atentado en Orlando y en Dallas, EEUU, y en Magnanville, cerca de París, donde un hombre que había jurado lealtad al EI asesinó a una pareja de policías. El fiscal también reveló que Bouhlel había mostrado un vídeo con decapitaciones a uno de los detenidos y, ante su sorpresa, le dijo que él "ya estaba acostumbrado" a su visionado.



A pesar de ello, hasta el momento no se ha encontrado ninguna prueba de que Bouhlel hubiese jurado lealtad al EI ni de que tuviese contacto con ningún miembro de esa organización, que ha reivindicado la autoría del ataque. Lo que sí ha reconocido el fiscal es que el ataque fue "pensado y preparado" y no fue una decisión repentina. De hecho, según el fiscal, Bouhlel estuvo preparando el atentado al menos durante diez días, con varias visitas en persona al paseo de los Ingleses, donde cometió el crimen. En estas visitas hizo fotografías y autofotografías en lo que parece una visita de preparación. Llegó incluso a ir con el camión con el que posteriormente arrolló a sus víctimas los días 12 y 13 de julio, según las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia y fotos tomadas desde el propio móvil del terrorista. 

El fiscal Molins también ha revelado que antes del atentado, Bouhlel "parecía necesitar dinero". Intentó retirar 1.000 euros de una cuenta bancaria en junio y solicitó un crédito al consumo de 5.000 euros que le fue denegado. En ese sentido, Molins ha destacado que entre los detenidos por presunta complicidad está el individuo al que Bouhlel remitió un SMS minutos antes del incidente. La prensa ha revelado que en el mensaje decía "necesito más armas".

El fiscal ha dado además el último balance sobre las víctimas. Ya han sido identificados 71 de los 84 fallecidos y se han emitido 52 permisos de entierro. Los primeros cuerpos han sido entregados esta mañana a las familias. En cuanto a los heridos, todavía hay 74 hospitalizados, de los que 28 permanecen en estado crítico, 19 de ellos con "pronóstico vital reservado".