Publicado: 08.11.2016 12:13 |Actualizado: 08.11.2016 12:33

Assange: "A Trump no le van a dejar ganar. Los bancos, la Inteligencia... todos apoyan a Hillary Clinton"

El fundador de Wikileaks asegura, en una entrevista con RT, que la candidata demócrata controla "todos los estamentos del 'establishment' de EEUU. Acusa, además, a la ex secretaria de Estado de ser "la figura clave en la destrucción del Estado de Libia".

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 11
Comentarios:
El fundador de Wikileaks, Julian Assange. - REUTERS

El fundador de Wikileaks, Julian Assange. - REUTERS

MADRID.- Julian Assange tiene claro quién ganará las elecciones en Estados Unidos. Será Hillary Clinton, y no por sus méritos políticos, sino, según el fundador de Wikileaks, porque controla el establishment estadounidense que no permitirá la victoria del candidato republicano Donald Trump.

"Mi análisis es que a Trump no le van a dejar ganar. ¿Por qué lo digo? Porque tiene a todos los estamentos del establishment en su contra. No tiene ni uno solo a su favor, quizás con excepciones de los evangélicos si eso puede considerarse como un lobby de influencia", pronostica Assange en una entrevista con el canal ruso RT, que este martes ha publicado la versión completa de la conversación. "Los bancos, la Inteligencia, el sector armamentístico, el de divisas... todos están unidos para apoyar a Hillary Clinton. Igual ocurre con los medios, tanto los dueños de conglomerados mediáticos como los propios periodistas", defiende el fundador de Wikileaks, que vive asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de cuatro años.



A pesar de que en la entrevista, Assange dice que siente "un poco de pena por Clinton" porque, asegura, ve "a una mujer que está siendo devorada viva por sus ambiciones, atormentada hasta el punto de enfermar o desmayarse", no duda en acusar a la ex secretaria de Estado de "ser la figura clave en la destrucción del Estado de Libia". "Libia fue la guerra de Hillary Clinton", incide Assange, que asevera que, mientras Barack Obama se oponía, "Clinton la defendía". En este punto, el fundador de Wikileaks recuerda la filtración hecha por su organización de los correos electrónicos de la entonces secretaria de Estado que, defiende, ponen de relevancia el rol jugado por Clinton.

Assange destaca uno de los emails ─"el más significativo de toda la colección"─ que, a su juicio, desvela que "son los Gobiernos de Qatar y de Arabia saudí los que han estado financiando al Estado Islámico". El activista se basa en una conversación privada de Clinton en la que define a Doha y Riad como "partidarios financieros y logísticos de los yihadistas". "El correo descarta la idea de que algún príncipe canalla utiliza el dinero del petróleo para eso, pero que, en realidad, su Gobierno no está de acuerdo".

En un adelanto de la entrevista divulgado el viernes, Assange exculpa al Kremlin del ataque cibernético que permitió la publicación de los correos electrónicos de Clinton. "Clinton ha declarado, falsamente, en numerosas ocasiones que 17 agencias estadounidenses consideran que Rusia es la fuente de nuestras publicaciones. Esto es falso", asegura. El australiano acusó a la antigua secretaria de Estado y sus asesores de "proyectar una histeria neomacartista de que Rusia es responsable de todo". "Podemos decir que el Gobierno de Rusia no es la fuente", declara.

En los últimos meses WikiLeaks ha publicado más de 30.000 correos electrónicos de Clinton de un servidor privado que empleó cuando era secretaria de Estado y más recientemente la correspondencia confidencial de John Podesta, el jefe de campaña de la candidata demócrata. El portal también divulgó cerca de 20.000 e-mails enviados y recibidos por miembros del Comité Nacional Demócrata (DNC), en los que queda en evidencia la actitud despectiva de la cúpula del partido hacia Bernie Sanders durante las primarias.

Desde un principio, el equipo de Clinton acusó a Moscú de piratear sus correos y de estar detrás del ciberataque cometido contra el DNC con el objetivo de suministrar munición a Wikileaks y beneficiar a Trump. En respuesta, Putin ha acusado a la demócrata de intentar "desviar la atención" sobre el contenido de dichos mensajes y los "problemas reales" que aquejan a la sociedad estadounidense con cortinas de humo como las "histéricas" acusaciones de ciberataques rusos.

El pasado mes de octubre, el Gobierno de Ecuador reconoció haber "restringido\ de forma temporal el acceso a Internet a Assange, justo en el momento en el que Wikileaks había comenzado a hacer la filtración. El portal denunció que detrás de esta maniobra podría estar el Gobierno de Estados Unidos. En las últimas semanas, a raíz de la publicación de los documentos, se ha acusado a Assange de querer influir en la carrera presidencial y desequilibrar la contienda a favor de los intereses del Kremlin, que vinculan a la candidatura de Trump.