Público
Público

Assange, de hacker adolescente a enemigo público

El fundador de Wikileaks despuntaba a los 16 años por su dominio de la informática

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A estas alturas casi todo el mundo poodría decir qué es Wikileaks y aqué se dedica, aunque la historia de su líder, Julian Assange, aún resulta un poco desconocida. 

Considerado brillante hasta por sus detractores, el hombre que ha sacado los colores al cuerpo diplomático estadounidense con la filtración de cientos de miles de documentos hasta ahora secretos, cambia de teléfono como de chaqueta, utiliza nombres falsos en los hoteles y usa efectivo en lugar de tarjetas de crédito.

Assange, detenido hoy en Londres tras entregarse a la policía, nació en Townsville (Australia) el 3 de julio de 1971. En 1997 expuso en un libro su filosofía de lo que realmente debe ser un hacker: una persona aficionada a la informática capaz de penetrar en los sistemas que se proponga sin dañar su informaciónni modificarla y con el objetivo de compartirla.

Con 16 años entró fue uno de los fundadores del grupo International Subversives. En su faceta de hacker tuvo relevancia cuando en octubre de 1991 admitió que había accedido a los sistemas informáticos de la Universidad Nacional de Australia, el Instituto de Tecnología Royal Melbourne (RMIT) o la empresa de telecomunicaciones canadiense Nortel.

Pese a que se le acusó de una veintena larga de delitos, sólo fue condenado al pago de una multa de 2.100 dólares australianos.

Cursó estudios de Matemáticas y Física en la Universidad de Melbourne, hasta 2006, cuando los abandonó al estar convencido que los trabajos en distintos departamentos eran aplicados en la industria militar.

En 2006 fundó Wikileaks y desde entonces, la organización se ha dedicado a publicar documentos secretos de todo tipo obtenidos a través de filtraciones.

En agosto de 2010, cuando acababa de solicitar permiso de trabajo y residencia en Suecia, que le fue denegada, la fiscalía de este país inició un doble proceso por dos denuncias en su contra, una por violación y la otra por abuso.

Por la acusación de violación, el 18 de noviembre de 2010 la Corte de Apelación de Estocolmo ordenó su ingreso en prisión y recurrió a la Interpol para conseguir su arresto y extradición. Su abogado recurrió la decisión judicial, pero el 2 de diciembre el Tribunal Supremo mantuvo la decisión de ingreso en prisión.