Publicado: 06.09.2015 18:13 |Actualizado: 06.09.2015 18:16

Austria retomará el control a los refugiados que lleguen a la frontera

Desde que Viena y Berlín abrieran las fronteras el viernes, unas 14.000 personas han salido de Hungría hacia otros países de la UE. "Debemos volver de una medida de emergencia a una normalidad conforme a la ley", dice el canciller austriaco.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Grupos de voluntarios reparten comida, agua y ropa a los refugiados llegados a la estación de tren de Salzburgo, en Austria. EFE

Grupos de voluntarios reparten comida, agua y ropa a los refugiados llegados a la estación de tren de Salzburgo, en Austria. EFE

VIENA. -El Gobierno de Austria volverá a controlar a los refugiados que quieran pasar la frontera con Hungría, lo que significa que pondrá fin a la vía libre hacia Alemania.

"Paso a paso, debemos volver de una medida de emergencia a una normalidad que sea conforme a la ley y digna para las personas", señaló en un comunicado el canciller federal austríaco, Werner Faymann, tras hablar con su homóloga alemana, Angela Merkel, aunque sin precisar cuándo comenzarán los controles. En el comunicado, el canciller informa de que también ha hablado con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

"Siempre hemos dicho que se trata de una situación de emergencia en la que tenemos que actuar rápida y humanamente. Hemos ayudado a más de 12.000 personas en una situación inminente", aseveró Faymann.

De acuerdo con la legislación comunitaria, los inmigrantes o refugiados deben pedir asilo en el país de entrada en la Unión Europea y solo pueden moverse libremente por el espacio Schengen si disponen de los papeles y permisos para ello.

Faymann explicó que Austria y Alemania asumirán un papel determinante a nivel europeo para que los países de la UE garanticen juntos la seguridad de las fronteras externas del bloque comunitario y que defienden un reparto justo de los asilados entre los miembros de la Unión.

"La UE se encuentra ante su desafío más grande. En realidad aún debe ganarse el premio Nobel de la paz", concluye Faymann en referencia al galardón que la Unión Europea recibió en 2012.

Según las últimas cifras del ministerio del Interior austríaco, han pasado unas 14.000 personas de Hungría a Austria desde que los gobiernos de Viena y Berlín anunciaran el viernes por la noche que iban permitir la entrada de refugiados sin controles. [La llegada de los refugiados a Austria en fotos]



Se reduce el flujo de refugiados

El flujo de refugiados que intentan salir de Hungría hacia Austria continúa, aunque parece haber perdido intensidad.

Hoy, cuatro trenes con unas 1.300 personas han salido de la estación de Keleti de Budapest hacia Austria, desde donde se espera que sigan luego ruta hacia Alemania.

Son cifras bastante inferiores a las registradas durante los dos últimos días, cuando varios miles de refugiados partieron, algunos incluso a pie, tras anunciar Austria y Alemania que permitirían la entrada a todo el que llegara.

La empresa estatal ferroviaria de Austria, ÖBB, informó hoy de que sólo ayer transportó a unos 11.000 refugiados hasta Alemania.

La situación en la estación de Keleti es mucho más tranquila que en las dos jornadas anteriores y se ha reducido enormemente el número de refugiados que esperan ansiosos salir de Hungría.

"Ahora hay un 10% o un 15% de la gente que estaba aquí hace dos días", explicó John Anderson, de Migration Aid, una plataforma de ayuda a los refugiados surgida espontáneamente de la sociedad civil húngara en respuesta a la crisis.

Sin embargo, Anderson aseguró que se espera que sigan llegando más exiliados a Budapest, adonde arriban tras cruzar la frontera entre Serbia y Hungría, que desde hace unos días está completamente vallada con una alambrada de 1,5 metros de altura.

Ya en Hungría, son registrados y sometidos a un reconocimiento médico, aunque algunos rehúsan, y se les concede un permiso temporal de viaje.

Luego, o bien siguen camino hacia Budapest y luego hacia Austria, Alemania y los países ricos del norte de Europa, o son llevados a campos de acogida en suelo húngaro, donde la estancia se puede prolongar varias semanas.

Se estima que unas 3.000 personas están en los cuatro centros de este tipo que ha habilitado Hungría.

Según Migration Aid, un 45% de los refugiados provienen de Siria y también hay grupos muy numerosos de iraquíes y afganos.