Público
Público

Los ayatolás iraníes critican la reelección de Ahmadineyad

El estamento religioso más influyente cuestiona la legitimidad del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El liderazgo político-religioso iraní se ha encontrado con un nuevo frente opositor. La principal asociación de clérigos iraníes se ha sumado a las protestas contra el resultado oficial de las elecciones del 12 de junio, en las que el presidente Mahmud Ahmadineyad logró la reelección con un 63% de los votos. Unos resultados que la oposición ha calificado de fraude.

La Asociación Pro Reformista de Profesores e Investigadores de Qom expresó el sábado sus dudas sobre la legitimidad de la reelección del ultraconservador Ahmadineyad.

En un comunicado divulgado a través de Internet, los clérigos argumentan que la postura favorable al presidente adoptada por el Consejo de Guardianes antes de los comicios le inhabilita para dar un dictamen sobre la limpieza de la votación.

Además, creen que el citado órgano, encargado de validar el proceso electoral, no ha investigado con la imparcialidad requerida las quejas por irregularidades presentadas por los tres candidatos derrotados, y en especial por los reformistas Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí.

En este sentido, la Asociación Pro Reformista de Qom, una de las ciudades santas del Islám chií, criticó con dureza la violencia empleada contra los manifestantes. '¿Cómo puede ser legítimo un Gobierno que tiene detrás tantas irregularidades?', se preguntaron los clérigos. El comunicado pone en entredicho la autoridad del líder supremo Ali Jameneí, quien ha respaldado plenamente el proceso electoral.

Musaví, al que los círculos más conservadores del régimen acusan de ser un 'agente de Estados Unidos', volvió a presentar ayer una larga lista de anomalías que demostrarían el aparente fraude masivo y premeditado en favor de Ahmadineyad.

En un comunicado de casi diez páginas colgado en su página web, el candidato derrotado asegura que se imprimieron más de 14 millones de papeletas adicionales, muchas de las cuales carecían de número de serie.

Las denuncias de la oposición empujaron a cientos de miles de personas a manifestarse en las calles del país.

Las protestas, en las que murieron una veintena de personas y miles fueron arrestadas, fueron reprimidas con especial rudeza por las Fuerzas de Seguridad y las milicias de voluntarios islámicos Basij.

El jefe de la Policía Nacional iraní, general Ismail Ahmadi Moghadam, aseguró ayer que dos terceras partes de las 1.032 personas arrestadas durante las semanas de disturbios y protestas han sido puestas ya en libertad.

Entre los liberados está el periodista británico de origen griego Iason Athanasiadis Foden, detenido durante las protestas. La Embajada griega en Teherán había denunciado el arresto de Foden, reportero con pasaporte griego y británico que trabaja para el periódico The Washington Times.

'Hoy ha sido liberado un periodista que trabajaba en un medio estadounidense y que había sido detenido por actividades extraperiodísticas y por su relación con los altercados', afirmó el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashqavi, quien evitó pronunciar el nombre del reportero.