Publicado: 07.07.2015 08:50 |Actualizado: 07.07.2015 08:50

Los bancos griegos seguirán cerrados hasta el miércoles y se mantiene el límite de 60 euros en los cajeros

La previsión de abrir las sucursales este martes ha cambiado tras el la victoria del 'no' en el referéndum sobre la propuesta de los acreedores internacionales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un grupo de personas haciendo cola en un cajero de Atenas./ REUTERS

Un grupo de personas hace cola en un cajero de Atenas./ REUTERS

ATENAS.- El presidente de la Asociación de la Banca Helénica (ABH) ha anunciado este lunes que los bancos del país permanecerán cerrados el martes y el miércoles y que el límite diario de dinero que se podrá sacar de los cajeros se mantiene en 60 euros.

"Hemos decidido ampliar las vacaciones bancarias durante dos días, el martes y el miércoles", ha explicado Louka Katseli, tras una reunión con representantes del sector bancario y del Ministerio de Finanzas griego.

Los bancos griegos cerraron sus puertas la semana pasada tras el fracaso de las negociaciones sobre la deuda y tenían previsto volver a abrir este martes, si bien la previsión ha cambiado tras el rechazo expresado este domingo por los griegos en referéndum a la propuesta de los acreedores internacionales.



El Banco Central Europeo (BCE) anunció este lunes que mantendrá la línea de asistencia de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) a los bancos griegos en los niveles fijados el pasado 26 de junio, es decir, con techo de 89.000 millones de euros, pero eleva las garantías exigidas.

El BCE advierte en un comunicado de que el consejo de gobierno del banco europeo "vigilará estrechamente" la situación en los mercados financieros y su potencial implicación en las políticas monetarias y el balance de riesgos para la estabilidad de los precios en la eurozona.

El BCE explica su decisión, tomada tras discutir una propuesta del Banco de Grecia, con el argumento de que la situación financiera del país tiene un "impacto en los bancos griegos", debido a que las garantías para el ELA dependen fundamentalmente de activos "relacionados con el Gobierno". El BCE concluye declarando su determinación para emplear "todos los instrumentos disponibles" dentro de su mandato.