Publicado: 13.12.2015 20:28 |Actualizado: 13.12.2015 20:28

El barrio del Bataclan resiste el avance del Frente Nacional

El parisiense distrito 11, escenario de la principal masacre del pasado 13 de noviembre,
es uno de los lugares donde el ultraderechista Frente Nacional obtiene peores resultados.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
El barrio del Bataclan resiste el avance del Frente Nacional

El barrio del Bataclan resiste el avance del Frente Nacional

PARÍS.- El parisiense distrito 11, donde se encuentra el Bataclan, escenario de la principal masacre del pasado 13 de noviembre, es uno de los lugares donde el ultraderechista Frente Nacional (FN) obtiene peores resultados. En el Ayuntamiento del distrito, donde recibieron atención psicológica numerosos supervivientes, Benoît Breton, comercial de 30 años, asegura no haber modificado su voto por lo ocurrido.

"Mi voto es el de la razón, no el de la rabia. No he querido ceder a la división y las reacciones agresivas a las que los terroristas nos quieren empujar", subraya tras depositar su papeleta en la urna en la segunda vuelta de los comicios regionales.

Los atentados yihadistas, en que perdieron la vida 130 personas, fueron un buen caldo de cultivo para el avance del Frente Nacional. Según el politólogo Pascal Perrineau, de Sciences Po, le dieron tres puntos porcentuales en la primera vuelta de las regionales, celebrada el pasado domingo.



En este barrio frecuentado por la juventud alternativa, donde se sitió como quinta fuerza, con menos del 7,5 % de los votos. Son los peores resultados de la ultraderecha en París

Su programa, centrado en el refuerzo de la seguridad y la expulsión de los inmigrantes, no ha calado, sin embargo, en este barrio frecuentado por la juventud alternativa, donde se sitió como quinta fuerza, con menos del 7,5 % de los votos. Son los peores resultados de la ultraderecha en París, en cuya región el FN cosechó las cifras más bajas en toda la Francia continental.

"Somos moderados y no queremos reaccionar a lo que ha ocurrido cayendo en la trampa de los extremos. Aunque hemos sido los más expuestos, somos los que más han sabido distanciarse", explica Breton, que, como la mayoría en el distrito, se ha decantado por los socialistas.

Aunque no había tomado una decisión antes de entrar en la cabina de voto, ha terminado por escoger la papeleta socialista para evitar la victoria de la derecha. Tampoco se deja seducir por la retórica radical Sophie Carduner, publicitaria de 40 años, que juzga las ideas del FN "poco adecuadas para responder a lo que se ha vivido".

"Seguimos viviendo en el barrio, porque todos tenemos secuelas. Hoy es el día de la democracia, de estar unidos, creer en nuestras convicciones y mantener la sonrisa", agrega. La pareja de jubilados Didier y Marie Pierre Leday, de 68 y 72 años, respectivamente, ha optado por la derecha, pero no comparte el "rechazo" de este partido hacia el FN.

"Desde que ocurrieron los atentados tengo todavía menos ganas de votar, porque los utilizan como excusa para aumentar la vigilancia y recortar nuestras libertades"

"Les votan seis millones de personas y deben ser tenidos en cuenta. Son tratados como si no formasen parte de la República", destaca Marie Pierre, que lamenta una campaña centrada en "la oposición contra el FN, en lugar de las propuestas". Una avenida separa el Ayuntamiento de la sala de conciertos Bataclan, donde numerosos parisinos y turistas rinden tributo a las víctimas.

La pequeña Pia, de tres años, juega a tocar las flores ante la mirada de su padre, Gabriel Delattre: ambos viven a pocos metros de la sala. Empresario treintañero, Delattre no ha votado, como casi el 50 % de los franceses, en la primera vuelta, porque "los que dirigen el país no son los más capacitados para hacerlo".

Las presiones que recibió cuando militaba en movimientos estudiantiles para tomar decisiones que no le "correspondían" y la adopción por el Parlamento francés en 2008 de la Constitución Europea que la ciudadanía había rechazado previamente en un referéndum terminaron por decepcionarle. La noche del 13 de noviembre estaba en la calle trasera al Bataclan, donde presenció la salida de múltiples heridos. 

"Desde que ocurrieron los atentados tengo todavía menos ganas de votar, porque los utilizan como excusa para aumentar la vigilancia y recortar nuestras libertades", lamenta.