Publicado: 21.09.2015 00:31 |Actualizado: 21.09.2015 17:18

Bruselas empieza a apretar y exige a Tsipras continuar con los ajustes

El presidente del Eurogrupo y del Parlamento Europeo felicitan al líder de Syriza y le recuerdan que debe ponerse a trabajar para "continuar el proceso de reformas".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. - EFE

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. - EFE

MADRID.- Bruselas siempre aprieta y, si es con Grecia, todavía más. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y del Parlamento europeo, Martin Schulz, han felicitado a Alexis Tsipras por su victoria en las elecciones griegas de este domingo con unos mensajes en los que han recordado las obligaciones del próximo Gobierno griego con sus socios europeos. 

"Acabo de felicitar a Alexis Tsipras por la victoria de Syriza en las elecciones de Grecia. Ahora (habrá) un Gobierno sólido para hacer rápidamente lo necesario", ha apuntado Schulz a través de su cuenta en Twitter. Por su parte, Dijsselbloem ha felicitado al ganador de los comicios y ha asegurado estar "preparado para trabajar estrechamente con las autoridades griegas y para seguir acompañando a Grecia en sus ambiciosos esfuerzos reformistas". "Estoy deseando ver ahora la rápida formación de un nuevo Gobierno con un fuerte mandato para continuar el proceso de reformas en Grecia", recalcó el también ministro de Finanzas de Holanda.



Tsipras, quien obtuvo hoy el 35 % de los votos en las elecciones generales anticipadas, ha anunciado que seguirá gobernando con los nacionalistas Griegos Independientes. El líder izquierdista, cuyo partido obtuvo siete puntos porcentuales más que la conservadora Nueva Democracia (28%), tendrá que ejecutar ahora el tercer rescate firmado en agosto pasado con sus socios de la eurozona, que prevé duros ajustes y reformas durante tres años a cambio de hasta 86.000 millones de euros en créditos por parte de los acreedores europeos.

Tsipras también tendrá que negociar a partir de otoño con sus socios del Eurogrupo un alivio de la deuda griega, insostenible según han reconocido abiertamente el Fondo Monetario Internacional (FMI) y también las instituciones comunitarias. Los países han descartado una quita nominal en el Eurogrupo que cerró el tercer rescate el 14 de agosto pasado, pero se han mostrado dispuestos a considerar, si fuera necesario, posibles periodos de gracia y vencimiento más prolongados para aliviar la deuda griega.

También en otoño Tsipras y su Gobierno tendrán que someterse a la primera revisión del cumplimiento del rescate tras el retraso en las reformas que ha producido la convocatoria de las elecciones anticipadas. Mientras, la eurozona tendrá que hacer todo lo posible para implicar al Fondo Monetario Internacional en el programa de asistencia financiera.