Público
Público

Brutal agresión policial a una vagabunda en EEUU

La Policía de Los Ángeles ha abierto una investigación después de que el incidente fuera grabado por un ciudadano.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía de Los Ángeles ha abierto una investigación sobre un caso de agresión de un agente a una vagabunda a bordo de un autobús que saltó a los medios de comunicación esta semana después de que el incidente fuese grabado por un pasajero.

En el vídeo se observa como uno de los ayudantes del sheriff del área de Bellflower golpea con su codo en la cara a una mujer visiblemente alterada que se resistía a someterse a las órdenes de los agentes.

La víctima del golpe, Julie Nelson, de 42 años, sufre problemas mentales, tenía un historial de asalto a policías, había estado en la cárcel y se conocía su propensión a la violencia, según fuentes de la Policía.

Esos condicionantes no justificaron, a juicio del sheriff Lee Baca, el golpe asestado por el agente a la pasajera, lo que ha motivado que se inicie un expediente sobre brutalidad policial.

'Si el ayudante (del sheriff) que pegó con el codo a la señora considera eso como una solución sensata, necesitamos volver a entrenar a ese individuo', comentó Baca a la cadena de radio local KNX-AM, donde evitó hablar de sanciones.

El suceso tuvo lugar la tarde del lunes después de que las autoridades recibieron una llamada alertando de una mujer que causaba problemas en una parada del servicio de transporte público antes de subir al autobús con otros viajeros.

Los agentes dieron con el vehículo y se subieron para pedirle a la pasajera que se bajara del mismo, algo a lo que Nelson se resistió, momento en el que los policías consideraron que el uso de la fuerza era necesario ante su estado de agresividad y, finalmente, lograron reducirla y esposarla.

La secuencia fue grabada por un pasajero que posteriormente aseguró que Nelson se estaba comportando correctamente con los pasajeros pero que su actitud cambió cuando los policías le pidieron que se apeara del autobús.

La mujer fue puesta bajo observación médica, aunque no arrestada, y sus amistades explicaron que había dejado de tomar su medicación.