Público
Público

Bush ya no odia a la ONU

En su despedida de Naciones Unidas dice que la organización es indispensable.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su octavo y último discurso ante la Asamblea General, el presidente estadounidense, George Bush, que desde el mismo púlpito criticó a Naciones Unidas por no respaldar la guerra de Irak, alabó ayer su labor y afirmó que 'las instituciones multilaterales son más necesarias
que nunca'.

Hace unos años advertía a la ONU del peligro de la irrelevancia. Esta vez abogó por ampliar su papel y sugirió que en vez de aprobar resoluciones de condena a los atentados terroristas, la veterana institución y sus 192 países miembroscooperen con más eficacia 'para evitar que los atentados ocurran'. 

A modo de despedida, Bush dibujó un mundo apocalíptico lleno de 'extremistas violentos', ataques contra la 'civilización', 'sombras dedesesperación donde prospera el radicalismo' y lucha existencial contra la 'maldad del terrorismo'.

En otros momentos fue algo más concreto: acusó a Siria e Irán de seguir apoyando el terrorismo, pidió que se apliquen las sanciones contra los programas nucleares de Corea del Norte e Irán, criticó sin reparos a Rusia por invadir Georgia y reanudó su respaldo al Gobierno de Tiflis.

'La carta de Naciones Unidas protege por igual a las naciones pequeñas y grandes', dijo Bush. 'La invasión de Georgia fue una violación de estas palabras', añadió.Bush no pudo evitar referirse a la hecatombe de Wall Street. Aseguró que su Gobierno y el Congreso están trabajando en una solución en 'el marco de la actual urgencia' y precisó que se han tomado 'medidas atrevidas' para atajar la crisis.

De hecho, la crisis financiera también salpicó las intervenciones del secretario general de la ONU, Ban ki-moon y de los otros líderes que hablaron ayer, entre ellos, el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Ban pidió 'restaurar el orden de los mercados financieros' y criticó 'la fe ciega en la magia de los mercados'. Enumerando los retos del planeta, el responsable de la ONU pidió un 'liderazgo mundial'.

'Corremos el peligro de que las naciones se replieguen sobre sí mismas en vez de considerar un futuro compartido', dijo Ban ante los 120 jefes de Estado y de Gobierno que asistieron a la apertura de la Asamblea General. La reunión internacional tampoco pudo desmarcarse del otro gran evento que marca la agencia estadounidense: la campaña electoral.

La candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, que llegó el lunes por la noche a Nueva York, aprovechó la ocasión para pulir su escaso currículum exterior. Palin, que canceló su asistencia a una manifestación contra Irán, organizada el lunes por organizaciones judías, se vio ayer con el ex secretario de Estado Henry Kissinger, y los presidentes de Colombia, Afganistán y Pakistán.También iba a reunirse con Bono, el cantante de U2, que lidera una campaña contra la pobreza. Hoy acompañará al candidato presidencial, John McCain durante sus entrevistas con los presidentes de Ucrania, Georgia, Irak e India.

La que se montó cuando el equipo de Palin, que no ha celebrado una rueda de prensa en las cuatro semanas que lleva de candidata a la vicepresidencia, prohibió a los reporteros asistir a su primera entrevista con líder afgano Hamid Karzai. Sólo dejó entrar a las cámaras y los fotógrafos.

La cosa luego se solucionó pero el incidente demostró una vez más hasta qué punto la campaña republicana teme que la gobernadora de Alaska se salga del férreo guión. La candidata aseguró en una entrevista reciente tener suficiente experiencia en asuntos internacionales porque desde Alaska podía ver Rusia.