Publicado: 03.02.2016 00:00 |Actualizado: 03.02.2016 00:00

Cameron aboga por un Reino Unido en la UE tras la última propuesta comunitaria

Tras varios días de intensas negociaciones entre el "premier" y los líderes de instituciones europeas, el último borrador del texto con las concesiones comunitarias a los británicos podría ser el definitivo para que Cameron convoque el referéndum sobre la permanencia de su país en la Unión 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Britain's Prime Minister David Cameron speaks to factory staff at the Siemens plant in Chippenham, southern England, February 2, 2016. European Council President Donald Tusk presented on Tuesday proposals for keeping Britain in the European Union to a mix

El primer ministro británico, David Cameron, este martes. REUTERS/Neil Munns/Pool

El primer ministro británico, David Cameron, consideró este martes que el borrador presentado en Bruselas sobre las reformas de la Unión Europea (UE) proporciona el "cambio sustancial" que demanda Londres, aunque "falta trabajo por hacer".

Tras varios días de intensas negociaciones entre el "premier" y los líderes de instituciones europeas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, puso hoy sobre la mesa un posible plan que contempla concesiones al Reino Unido, a fin de alcanzar un acuerdo en la cumbre de la UE de los próximos 18 y 19 de febrero.

De ser aprobado por los Veintiocho, Cameron podría convocar el prometido referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque comunitario el próximo junio, posiblemente el jueves 23, según apuntan los medios británicos.

El líder tory, que informará mañana en el Parlamento sobre su respuesta al documento, ha calificado hoy el texto como "un verdadero progreso".



A su juicio, el borrador da fórmulas para satisfacer los cuatro aspectos en los que solicitaba cambios: el mercado único, la inmigración de los ciudadanos comunitarios, la competitividad y la integración europea.

El hecho de que Cameron no haya comparecido hoy mismo ante la Cámara de los Comunes para pronunciarse sobre el borrador fue objeto de crítica por parte del líder laborista, Jeremy Corbyn.

El dirigente de la oposición percibió este hecho como una "falta de respeto" hacia los diputados y lo ha achacó a que el "premier" está más "preocupado" por posibles divisiones internas en su propio partido.

Aunque ha admitido que aún "queda trabajo por hacer", Cameron cree que el plan presentado por Bruselas ofrece al Reino Unido "lo mejor de ambos mundos", pues le concede acceso al mercado único a pesar de estar fuera del euro y le da voz en la mesa del Consejo Europeo, al tiempo que le permite continuar fuera de la moneda única y del territorio libre de fronteras de Schengen.

El ministro de Exteriores, Philip Hammond, de visita en Roma, destacó al canal británico Sky News que el borrador muestra que "la UE reconoce las preocupaciones que Reino Unido ha planteado en las cuatro áreas subrayadas por el primer ministro".

"Significa que en esas cuatro áreas están aceptando que puede haber movimiento y puede haber una solución", observó.

Además, el jefe de la diplomacia británica dijo también que no cree que los otros Estados miembros de la Unión vayan a oponerse al paquete presentado por Tusk, si bien "el acuerdo final tendrá que ser aceptado por todos los 28 líderes de la UE".

El borrador ofrece una posible solución al tema más polémico de las reclamaciones británicas, el relativo a inmigración, al contemplar el "freno" de emergencia a los beneficios sociales de trabajadores comunitarios en el Reino Unido.

Para activar ese mecanismo, Londres debería demostrar que sus servicios públicos, como escuelas y hospitales, sufren una carga imposible de asumir por el aumento de la inmigración.

La propuesta posibilita que este país conserve, en palabras de Cameron, aquellos elementos que "funcionan" para el Reino Unido y que aportan "empleo" y "seguridad".

Tras conocerse el plan, la patronal británica de empresarios -Confederación de la Industria Británica (CBI)- lo calificó de "importante hito en el camino hacia un acuerdo, que podría traer cambios positivos a la UE, que beneficiarán no solo al Reino Unido sino a toda Europa".

"El mercado único ha sido la base de nuestro éxito económico en las últimas décadas y las empresas respaldarán la intención de mejorarlo más, especialmente en las industrias de servicios y digitales", agregó su directora general, Carolyn Fairbairn.

Por el contrario, el cofundador de la campaña a favor de abandonar la UE, Richard Tice, acusó a Cameron de "intentar engañar a los británicos, diciendo que hay cambios sustanciales" pues, en su opinión, "no hay nada excepto una reafirmación del existente status quo".

En esta línea se expresó también el exministro tory de Defensa Liam Fox, quien opinó que las propuestas "no se acercan" a los cambios que el "premier" había prometido a los votantes.