Público
Público

Cameron da barra libre a la Policía y estrecha el cerco a las redes sociales

La Policía y la Inteligencia trabajan para localizar sospechosos en Twitter y Facebook y estudian los datos proporcionados por BlackBerry

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro británico, David Cameron, ha vuelto a pronunciar un durísimo discurso esta mañana en su comparecencia extraordinaria en la Cámara de los Comunes sobre los disturbios vividos en Inglaterra desde el pasado sábado.

El político conservador ha vuelto a acusar a los padres de los jóvenes que han saqueado tiendas y negocios de no ser responsables y ha anunciado una serie de medidas para reforzar las acciones de la Policía que van desde cambios en la ley sobre cuándo y cómo se aplican los toques de queda, hasta la posibilidad de obligar a la gente a llevar el rostro completamente visible por la calle. 

Cameron ni siquiera ha descartado el uso del Ejército, aunque ha dejado la última decisión en manos de Scotland Yard.

'El contraataque ha comenzado y no vamos a parar hasta que se restaure el orden' dijo Cameron, para quien lo ocurrido estos días en varias ciudades de Inglaterra, 'no es una cuestión de pobreza, sino de cultura y de responsabilidad. Los padres de estos chicos tienen que trabajar más duro. Debemos aumentar la disciplina en los colegios y reforzaremos el sistema de Justicia para que quede bien claro lo que está bien y mal y podamos curar nuestra sociedad rota'. 

La Policía Metropolitana de Londres comenzó esta mañana a aplicar un centenar de órdenes de arresto contra los supuestos participantes en los actos vandálicos y saqueos y ha registrado varias casas en la capital británica. Desde el pasado sábado han sido detenidas 1.590 personas, la mayor parte de ellas, 888, en Londres.

Cameron ha reforzado las medidas a disposición de la Policía en dos aspectos: 'A la hora de tratar con masas de gente estamos pensando en la posibilidad de utilizar cualquiera de las medidas que existen en la actualidad y de ampliar si fuera necesario los poderes sobre el toque de queda'; además, 'vamos a dar a la Policía el poder de obligar a la gente a desprenderse de cualquier tipo de prenda que tape la cara en cualquier circunstancia en la que tengan una sospecha razonable de su relación con la actividad criminal'.

Hasta ahora, en las ciudades británicas la Policía podía solicitar a los ciudadanos quitarse los gorros o capuchas de las chaquetas en situaciones determinadas para que la cara quede más visible tanto para los agentes como para la gran red de cámaras CCTV que hay instaladas por todo el país (unos cuatro millones). La misma medida la utilizan algunos establecimientos en grandes ciudades como Londres, para localizar a potenciales ladrones.

El primer ministro reiteró que el Gobierno seguirá publicando las imágenes de los sospechosos captadas por las CCTV sin hacer caso a la probable violación de los derechos humanos que está cometiendo.

Por otra parte, el político conservador no descartó la posibilidad de desplegar grupos de militares por las calles, aunque dijo haber 'hablado con los responsables de la  Policía Metropolitana de Londres y me han repetido que prefieren tener hasta el último agente de Scotland Yard en la calle antes de sacar al Ejército'.

Otra de las medidas llamativas puestas en marcha por el Gobierno va encaminada a utilizar los datos recogidos estos días por las redes sociales para localizar 'a las personas que han participado en los saqueos o que han animado a a violencia'.

El pasado sábado, los jóvenes que comenzaron los disturbios utilizaron mayoritariamente el servicio de chat en tiempo real que pone a disposición de sus clientes BlackBerry.

Se trata de un sistema con una codificación especial y mucho más difícil de trazar que las comunicaciones por Twitter o Facebook. La compañía anunció su disposición a colaborar con las autoridades, según informan los medios británicos.

'Estamos trabajando con la Policía, la Inteligencia y la industria para decidir si sería aconsejable prohibir la utilización de este tipo de plataformas cuando sabemos que planean cometer actos violentos, de desorden o actos criminales', dijo Cameron. 

Según el diario The Guardian, por ahora al menos tres personas han sido detenidas por el uso que han hecho de estas aplicaciones.

Por otra parte, anunció una serie de medidas económicas para favorecer a los negocios y familas que se han visto afectadas por los saqueos. Según Cameron, el Gobierno ha desbloqueado ya un paquete de 20 millones de libras para ayudar a las tiendas atacadas a recuperarse incluso 'si no contaban con ningún tipo de aseguración'.

También ha ampliado de 14 a 42 los días para presentar informes de daños y otros 10 millones de libras para que los ayuntamientos puedan restaurar los daños.

Asimismo, el Gobierno habría puesto en marcha un plan para buscar alojamiento al cerca de un centenar de familias que se han quedado sin casa por los disturbios.