Publicado: 21.03.2016 19:51 |Actualizado: 21.03.2016 20:41

Castro señala a Obama los dos escollos para normalizar relaciones: el final del bloqueo y Guantánamo

El presidente de Estados Unidos asegura que el embargo económico "va a terminar" pero no precisa cuándo 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de Cuba Raúl Castro (d) y el presidente de Estados Unidos Barack Obama (d) participan hoy, lunes 21 de marzo de 2016, de una rueda de prensa en el Palacio de la Revolución en La Habana (Cuba). EFE/ALEJANDRO ERNESTO

El presidente de Cuba Raúl Castro (d) y el presidente de Estados Unidos Barack Obama (d) participan hoy, lunes 21 de marzo de 2016, de una rueda de prensa en el Palacio de la Revolución en La Habana (Cuba). EFE/ALEJANDRO ERNESTO

LA HABANA.- El presidente de Cuba Raúl Castro ha vuelto a negar este jueves la existencia de presos políticos en la isla, pero este jueves, la eterna negativa ha destacado por la expresión y por quién estaba a su lado.

"Deme una lista con los presos políticos que hay en Cuba y esta misma noche están libres. Ya está". Así de contundente ha zanjado Castro la pregunta de un periodista después de los discursos pronunciados durante la histórica visita del presidente de EEUU, Barack Obama, a La Habana.



Presos aparte, Castro ha vuelto a incidir como ya hiciera en la visita del año pasado del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que hay dos escollos para avanzar en la "normalización de relaciones" entre ambos países: el bloqueo económico y la base de Guatánamo.

Castro: "Mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo deEEUU"

"Ratifico que debemos poner en práctica el arte de la convivencia civilizada, que implica respetar y aceptar nuestras diferencias y no hacer de ellas el centro de nuestra relación", dijo Raúl Castro. 

Recordó Castro que en los 15 meses transcurridos desde el anuncio del restablecimiento de relaciones, ambos países han avanzado en resultados concretos como la restauración del servicio postal directo o de los vuelos directos regulares el próximo otoño, entre otras cosas.

"Mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo de los Estados Unidos", dijo el presidente cubano quien reconoció no obstante la disposición del presidente Obama y sus reiterados llamamientos al Congreso estadounidense para que se ponga fin a esas medidas.

Calificó de "positivas" las últimas medidas de Washington para aliviar los efectos del embargo, aunque "no suficientes".

"El bloqueo continúa en vigor y tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial", indicó Raúl Castro, quien en su reunión con Obama le puso ejemplos para mostrarle las "consecuencias negativas" para Cuba que tienen esas medidas.

Obama da por seguro el fin del embargo

Por su parte, el presidente de Estados Unidos volvió a aludir a su compromiso con el levantamiento del embargo y afirmó que lleva meses trabajando en el Congreso de su país para que sea levantado. "El embargo va a terminar, pero no sé cuándo", matizó Obama, que recordó que han sido "cinco décadas de relaciones complicadas" y que las relaciones "no van a cambiar de la noche a la mañana"

En su comparecencia en el Palacio de Revolución, Obama sostuvo que el hecho de que cerca de 40 legisladores, entre ellos varios republicanos, le acompañen en este viaje a Cuba es una muestra de que existe cada vez más presión dentro del Congreso de EEUU para poner fin al embargo.

Pero no podía faltar la referencia, en un país considerados como una dictadura comunista, al respeto de los derechos humanos y a la democracia como mejor fórmula de elección de los representantes.

Obama: "El futuro de Cuba  lo tienen que decidir los cubanos y nadie más"

"El destino de Cuba no debe ser decidido por EEUU o ningún otro país", dijo, aunque advirtió que su país mantendrá su reclamación del derecho del pueblo cubano a decidir su destino.

"El futuro de Cuba lo tienen que decidir los cubanos y no nadie más", aseveró Obama. No obstante, advirtió de que los Estados Unidos seguirán presionando en favor de la democracia en Cuba y del respeto de los derechos humanos universales, como la libertad de expresión, de asamblea y de culto religioso.

El presidente de EEUU admitió "carencias" en el ejercicio de los derechos humanos en su país, apuntadas en su intervención por Raúl Castro, y agradeció a su homólogo "ese diálogo constructivo" a medida que los dos países avanzan en la "construcción de una nueva relación".

"Creemos que cuando compartimos nuestras más profundas creencias e ideas al respecto, sobre la base del respeto mutuo, los dos países podemos aprender y mejorar la vida de nuestros pueblos", subrayó Obama.

Según contó, en su primer encuentro en la Cumbre de las Américas en Panamá, en abril de 2015, Castro le garantizó que podrían hablar de "cualquier tema" y ahora "todos los temas están sobre la mesa".

"Parte de normalizar nuestras relaciones significa poder discutir directamente sobre nuestras diferencias y por eso estamos satisfechos con el diálogo sobre Derechos Humanos que iniciamos en el último año", indicó Obama.