Publicado: 19.11.2015 12:22 |Actualizado: 19.11.2015 12:22

China promete "justicia" tras la ejecución de uno de sus ciudadanos a manos del Estado Islámico

"China continuará fortaleciendo su cooperación a nivel antiterrorista con la comunidad internacional para lograr un mundo en paz y tranquilidad", ha remarcado el Ministerio de Exteriores de China.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen de la revista 'Dabiq', "la suerte de los dos prisioneros".- EUROPA PRESS

Imagen de la revista 'Dabiq', "la suerte de los dos prisioneros".- EUROPA PRESS

MADRID.- El Gobierno de China ha prometido este jueves "llevar ante la justicia" a los responsables de la ejecución de uno de sus ciudadanos, anunciada el miércoles por el autoproclamado Estado Islámico, tildando el suceso de "brutal acto de violencia".

"El Gobierno chino condena firmemente esta brutalidad inhumana y llevará a los responsables ante la justicia", ha dicho el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.



En el mismo, el ministerio ha señalado que "el terrorismo es el enemigo común de la Humanidad", resaltando su "firme oposición a todas las formas de terrorismo" y prometiendo "hacer frente a cualquier desafío violento a la civilización". "China continuará fortaleciendo su cooperación a nivel antiterrorista con la comunidad internacional para lograr un mundo en paz y tranquilidad", ha remarcado.

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, ha condenado firmemente la ejecución, recalcando que Pekín "se opone a cualquier forma de terrorismo", según ha informado la agencia china de noticias Xinhua. El grupo terrorista Estado Islámico publicó el miércoles dos imágenes que demostrarían que los rehenes noruego y chino que tenía en su poder han sido ejecutados.

En la última edición de su revista 'Dabiq', la organización que lidera Abú Bakr al Baghdadi ha publicado una página en la que bajo el título "la suerte de los dos prisioneros" aparecen las imágenes ensangrentadas de ambos y un gran letrero que reza "ejecutados tras haber sido abandonados por las naciones y organizaciones infieles".

El pasado 9 de septiembre Estado Islámico había anunciado en otra edición de su revista que tenía en su poder a un ciudadano noruego y a otro chino y se ofreció a liberarlos a cambio del pago de un rescate, de cuyo monto no dio detalles.

En sendos anuncios publicados entonces, se veía a los dos rehenes vestidos con monos de color amarillo y se informaba de que eran prisioneros "en venta". Así, identificó a los rehenes como Ole Johan Grimsgaard-Ofstad y Fan Jinghui.

"A quien pueda interesar de los cruzados, paganos y sus aliados, así como a los que se denomina organizaciones de 'derechos' humanos: este prisionero noruego fue abandonado por su Gobierno, que no hizo todo lo que pudo por comprar su libertad", rezaba el primero de los anuncios.

En ambos casos, Estado Islámico advertía de que "esta es una oferta limitada" si bien no se detallaba el plazo ni tampoco la cantidad exigida por su liberación. Desde entonces, no se habían tenido más noticias de los dos rehenes.