Publicado: 26.11.2016 17:49 |Actualizado: 26.11.2016 17:53

Cientos de miles de surcoreanos piden en Seúl la dimisión de la presidenta del país por corrupción

Park Geun-hye está acusada de ser cómplice en una trama de extorsión a empresas y de permitir que una amiga suya, sin cargo público, influyese en las políticas de Corea. Los organizadores cifran el número de participantes en millón y medio de personas. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Centenares de miles de personas se manifiestan en Seúl contra la presidenta del Gobierno. REUTERS

Centenares de miles de personas se manifiestan en Seúl contra la presidenta del Gobierno. REUTERS

SEÚL.- Centenares de miles de surcoreanos ocuparon hoy las calles del centro de Seúl por quinto sábado consecutivo para pedir la dimisión de su presidenta, Park Geun-hye, implicada en el sonado caso de corrupción de la "Rasputina coreana".

Según los organizadores, la cifra alcanzó el millón y medio de personas -la policía habló de solo 270.000-, que se manifestaron en una amplia zona de los céntricos distritos de Jung y Jongno con la simbólica avenida de Gwanghwamun como centro neurálgico.



De ser exacta la estimación de los organizadores, habría sido la mayor concentración hasta la fecha en contra de Park y la mayor manifestación en la historia democrática del país, al superar a la del pasado 12 de noviembre en Seúl, en la que supuestamente participó un millón de personas (280.000 según la policía).


Los manifestantes, ataviados con chubasqueros para protegerse de la lluvia y la nieve, protagonizaron una marcha hacia la Casa Azul de la presidencia surcoreana (acordonada en un perímetro de 800 metros por la policía), que desplegó a 25.000 efectivos especiales, aunque el acto se saldó finalmente sin altercados importantes.

En la avenida de Gwanghwamun tuvieron lugar discursos y actuaciones, y los asistentes portaron velas encendidas al caer el sol.

"A la presidenta no le importa la gente, no tiene respeto por el país. Es obvio que todo el mundo quiere que dimita, pero no lo escucha y sigue aferrándose al poder", declaró Lee Eun-ji, de 27 años, que portaba uno de los omnipresentes carteles rojos con el lema "Park dimisión".

Autobuses de la Policía coreana bloquean el paso a los manifestantes en Seúl. REUTERS

Autobuses de la Policía coreana bloquean el paso a los manifestantes en Seúl. REUTERS

La manifestación se produce en un momento en el que Park se resiste a dimitir a pesar de los llamamientos casi unánimes de los diputados, los fiscales, los medios de comunicación y la ciudadanía por el mayor escándalo político de los últimos años en Corea del Sur.

La presidente ha sido señalada por los fiscales como cómplice de Choi Soon-sil, su amiga íntima bautizada popularmente como la "Rasputina coreana". Choi está acusada de haber intervenido en asuntos de Estado a pesar de no ostentar cargo público alguno y haber extorsionado a empresas para obtener cuantiosas sumas de dinero que se habría apropiado parcialmente, entre otros actos ilícitos.

Esto ha causado una fuerte indignación en la sociedad surcoreana por la creencia generalizada de que una desconocida ha podido erigirse como figura influyente en la Casa Azul, dictar políticas y manipular a la presidenta a su antojo.

Los organizadores de la protesta de hoy, unos 1.500 grupos y asociaciones, esperaban congregar hasta 2 millones de personas y superar la histórica convocatoria del pasado día 12. Sin embargo, las condiciones meteorológicas adversas, con nieve, lluvia y temperaturas que rondaron los cero grados, han desmotivado a algunos de los que pensaban acudir.

"Fui a protestar los dos sábados pasados pero hoy el tiempo está horrible, así que descanso para no ponerme enfermo y el próximo vuelvo seguro", explicó el oficinista Park Dong-hwan, de 31 años, que aseguró que al menos dos amigos suyos también decidieron quedarse en casa por el mismo motivo.

Muchos de los que decidieron no acudir, sin embargo, mostraron su apoyo a la causa apagando la luz de sus casas a la vez durante un minuto.

En otras ciudades del país, como Busan, Gwangju, Daegu o Ulsan, también salieron a la calle centenares de miles de personas para exigir la dimisión de la presidenta, que se encuentra en sus horas más bajas.

El índice de popularidad de Park cayó en la última encuesta al 4 por ciento, la cifra más baja de un líder de Corea del Sur desde la fundación del país en 1948.

La Fiscalía citó a declarar a la presidenta tras considerarla presunta cómplice en el caso, pero probablemente no acudirá ya que goza de inmunidad.

Mientras, la oposición ha anunciado que presentará un proceso de destitución ("impeachment") en la Asamblea Nacional (Parlamento) con el apoyo de parte de los diputados del partido gobernante Saenuri que han dado la espalda a su líder.

También está en proceso en el Parlamento la creación de un tribunal independiente para investigar y juzgar la implicación de Park en el caso que ha revolucionado a todo el país