Público
Público

Comienzan los trámites para que el mandato presidencial ruso dure seis años

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha remitido a la Duma las enmiendas constitucionales para ampliar el periodo de gobierno del presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha remitido hoy a la Duma o cámara de diputados las enmiendas constitucionales para aumentar de cuatro a seis años el mandato presidencial, según informó el Kremlin en un comunicado.

Medvédev, en el poder desde mayo pasado, sorprendió a todos al proponer esa reforma constitucional hace una semana en su primer mensaje sobre el estado de la nación. De esta forma, el presidente que salga elegido en las próximas elecciones presidenciales previstas para 2012 podrá permanecer en el poder hasta 2018.

Además, el líder ruso también ha remitido a la cámara baja del Parlamento las enmiendas para incrementar de cuatro a cinco años la legislatura de la Duma. Otra de las propuestas enviadas a la Duma es la de someter la gestión del Gabinete de Ministros, que actualmente encabeza el primer ministro y ex presidente Vladímir Putin, al control del Legislativo.

Según ese proyecto de ley, el Gobierno deberá exponer anualmente ante la Duma los resultados de su gestión, algo insólito hasta ahora, y también responder a las cuestiones planteadas por los diputados. Putin, presidente entre 2000 y 2008, se negó siempre a modificar la Constitución, especialmente en lo que se refería a permitir tres mandatos presidenciales consecutivos, aduciendo que esa reforma podría poner en peligro la estabilidad del país.

En su mensaje sobre el estado de la nación, Medvédev, que llegó al Kremlin con la vitola de liberal, también subrayó la necesidad de que los partidos políticos minoritarios tengan acceso al Legislativo y propuso que los partidos que obtengan entre el 5 y el 7 por ciento de votos 'reciban uno o dos escaños' en la Duma.

En caso de ser aprobadas, las propuestas del presidente ruso serían las primeras enmiendas a la Ley fundamental postsoviética desde su aprobación en referéndum en 1993. 'No se trata de una reforma de la Constitución, sino de una corrección de la Constitución; de enmiendas importantes, que precisan pero no afectan la esencia jurídica ni política de las instituciones existentes', explicó Medvédev.

Los analistas apuntan que las enmiendas buscan fortalecer la figura del presidente precisamente en un momento en que la crisis financiera global ha afectado seriamente a la economía nacional y ensombrecido la gestión del Kremlin. Por otra parte, la enmienda en relación a la Duma, que ha perdido representatividad a pasos agigantados en los últimos años, podría servir para mejorar la imagen del Parlamento en la sociedad.