Publicado: 16.12.2013 16:59 |Actualizado: 16.12.2013 16:59

La Comisión Europea cree que Londres se metería un "autogol" si limitase la entrada de trabajadores

El Gobierno británico pretende reformar el derecho de libre circulación en la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea (CE) considera que Reino Unido metería "un gran autogol" a su economía y a su sistema de bienestar social si limitara la circulación de los trabajadores procedentes de otros Estados miembros, según dijo hoy el portavoz comunitario de Empleo y Asuntos Sociales, Jonathan Todd.

El portavoz se pronunció así al ser preguntado en rueda de prensa sobre la intención del Gobierno británico de reformar el derecho de libre circulación en los Veintiocho, en el marco de las futuras negociaciones de este país sobre su permanencia en la Unión.

"Limitar la circulación de los trabajadores europeos dentro del Reino Unido sería claramente meterles un gran autogol a la economía y al sistema de bienestar social británicos", dijo Todd, quien añadió que este país "se beneficia enormemente" de la entrada de trabajadores de otros Estados comunitarios.

El portavoz señaló que Bruselas "esperará" para ver las propuestas concretas de Londres "sobre una posible petición para revisar los tratados europeos para la limitación de la libertad de movimiento". Todd recordó que "cualquier restricción de este tipo sería ilegal según la normativa actual", y subrayó que las modificaciones de las libertades individuales recogidas en los tratados europeos "deben ser limitadas en el tiempo".

Asimismo, recalcó que la Comisión "no dispone de pruebas de que el turismo de prestaciones sociales sea sistemático en el Reino Unido" ni en otros países de la UE, en alusión a las "preocupaciones" manifestadas por Londres sobre este tema. "Por el contrario, numerosos estudios muestran que los trabajadores que van a otros Estados miembros pagan más sus impuestos y contribuyen más a los sistemas de seguridad social de lo que reciben como beneficios" , dijo Todd.

La ministra británica de Interior, Theresa May, afirmó hoy que la reforma del derecho de libre circulación en la Unión debería formar parte de las negociaciones sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. "Hay una creciente preocupación, no sólo aquí en el Reino Unido, sino en otros lugares también, sobre el abuso del libre movimiento, sobre la forma en que la gente puede moverse libremente en Europa, algunas veces para acceder a los beneficios", afirmó en declaraciones a la cadena BBC.

La ministra también señaló que el Gobierno apoya una modificación de los términos de libre circulación de los países que se incorporan a la UE, a raíz del caso de Rumanía y Bulgaria, cuyos ciudadanos podrán trabajar en el Reino Unido a partir del 1 de enero. El Gobierno de David Cameron ha prometido negociar reformas en la UE en áreas como la inmigración o la Justicia antes de convocar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque si los conservadores ganan las elecciones generales de 2015.

El viceprimer ministro británico y líder liberaldemócrata, Nick Clegg, arremetió hoy contra los planes de sus socios conservadores y dijo que las propuestas de Theresa May serían "un desastre" para las empresas británicas. "El consejo que le doy al Ministerio del Interior es que pase menos tiempo filtrando iniciativas políticas que son ilegales y no pueden llevarse a cabo y dedique más tiempo a aplicar las políticas que ya hemos acordado como coalición, sobre todo el reinstaurar los chequeos de salida" del país, afirmó. 

Nick Clegg subrayó que las empresas del sector financiero de Londres se resentirían sin trabajadores europeos mientras que la restricción de movimientos también afectaría "a los dos millones de británicos o más que viven y trabajan en el extranjero". Un informe del Ministerio del Interior filtrado a la prensa refleja que el Ejecutivo del conservador David Cameron aspira a poner un tope a la entrada de inmigrantes de 75.000 personas al año, unos 30.000 menos que el nivel actual.