Público
Público

El Constitucional de Corea del Sur ratifica la destitución de la presidenta Park Geun-hye

Dos personas mueren durante las protestas en contra de la decisión del tribunal. La mandataria había sido vinculada con la trama de corrupción de la "Rasputina". El país debe celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Simpatizantes de la presidenta Park Geun-hye se enfrentan a la policía tras la ratificación de la destitución de la mandataria a manos del Tibunal Consitucional. - EFE

Simpatizantes de la presidenta Park Geun-hye se enfrentan a la policía tras la ratificación de la destitución de la mandataria a manos del Tibunal Consitucional. - EFE

El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ha ratificado por unanimidad la destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye, aprobada originalmente por el parlamento debido a sus vínculos con la trama de corrupción de la "Rasputina". Con la destitución, Park, a la que la fiscalía considera sospechosa en el caso, queda despojada de su inmunidad y Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días.

Nada más conocerse la decisión del Constitucional, miles de personas se echaron a la calle en Seúl, frente a la sede del tribunal y en la cercana avenida Sejong, para protestar contra la destitución de Park Geun-hye. Las manifestaciones multitudinarias han estado marcadas por los enfrentamientos con la Policía que han causado al menos dos muertos. 

Uno de los fallecidos es un hombre de 72 años que murió de camino al hospital a causa de las heridas que sufrió en la cabeza, según notificaron las fuerzas de seguridad. El hombre fue hallado inconsciente cerca de la sede del Tribunal Constitucional. El segundo fallecido es un varón de 60 años al que los servicios sanitarios encontraron inconsciente cerca de la Corte. La policía asegura que hay otros dos heridos, mientras que los organizadores de la marcha pro-Park dijeron a la agencia de noticias Yonhap que al menos ocho manifestantes han sufrido lesiones.

La decisión del Constitucional, que fue retransmitida en directo por todas las televisiones y radios del país, se hizo pública en un ambiente marcado por el fuerte dispositivo de seguridad activado en Seúl para evitar encontronazos entre los seguidores y los detractores de Park Geun-hye. Unos 21.600 agentes han acordonado la máxima instancia judicial surcoreana, la Casa Azul (sede de la presidencia) y otras dependencias gubernamentales.

Miles de seguidores de los dos bandos han tomado la avenida Sejong para celebrar y condenar respectivamente el veredicto. Desde que el escándalo comenzó a sacudir al país el pasado otoño, la céntrica avenida ha sido escenario de manifestaciones multitudinarias que pedían el cese de Park y que han llegado a congregar a más de dos millones de personas.

El veredicto del Constitucional supone la primera destitución de un jefe de Estado y el primer adelanto de los comicios presidenciales en Corea del Sur desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas en 1987 tras el mandato de dos juntas militares (una de las cuales lideró el general Park Chung-hee, padre de la destituida presidenta). La mayoría de los expertos apuntan a que los comicios presidenciales, donde el favorito para imponerse es el candidato liberal Moon Jae-in, seguramente se celebren el martes 9 de mayo.

La Corte consideró que la mandataria participó junto a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina", en la creación de dos fundaciones que se emplearon para extorsionar fondos a grandes empresas y dijo que infringió la ley al filtrarle documentos confidenciales a Choi y al permitirla interferir en asuntos de Estado.

Los ocho jueces del Constitucional han ratificado la destitución aprobada el pasado 9 de diciembre por el Parlamento surcoreano y que ha mantenido a Park, que accedió a la presidencia en febrero de 2012, retirada de sus funciones desde entonces. Aunque no consideró que fuera motivo para su destitución, la máxima instancia judicial del país creyó probado que Park desatendió sus obligaciones como jefa de Estado durante el hundimiento en abril de 2014 del ferri Sewol que dejó más de 300 muertos, la mayoría estudiantes de secundaria.