Público
Público

Cristina arrolla a los rivales en las primarias argentinas

La presidenta supera el 50% de los votos y saca casi 38 puntos a sus rivales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Muy mal le tendrían que ir las cosas a la presidenta argentina, Cristina Fernández, para no volver a ser la próxima jefa del Estado durante cuatro años más. Las primarias del domingo lo han demostrado sin sutilezas: consiguió el 50,07% de los votos, con una ventaja de casi 38 puntos sobre sus más cercanos rivales, lo que la convierte en clara favorita para las presidenciales del próximo 23 de octubre.

'Nunca me la creí', ha dicho una risueña Cristina Fernández. 'He aprendido más de las derrotas que de los triunfos'. La presidenta ha destacado la participación en estas primarias, de voto obligatorio, pues acudió a las urnas el 77,8% de los 28,8 millones de electores.

Estos comicios inéditos, necesarios para elegir a los candidatos que podían presentarse a las presidenciales y a las legislativas de dentro de poco más de un mes, dejan dos conclusiones muy claras. La primera, que la diferencia tan grande de votos que logró la presidenta frente a sus rivales indica que la oposición no convence. La segunda, que el modelo kirchnerista representado por Cristina Fernández se ha convertido en la opción preferida por los argentinos en 23 de los 24 distritos electorales del país.

Este año también se están celebrando elecciones locales en casi todas las provincias del país, y los candidatos apoyados por el oficialismo perdieron en algunas de las regiones más importantes. Aquellos resultados se interpretaron como un avance del antikirchnerismo, pero el desenlace de las primarias lo desmiente, ya que la gestión de la presidenta ha sido premiada aún en sectores tradicionalmente opositores.

Y si se comparan con otras presidenciales, se ve que el respaldo a Fernández es histórico. Desde el retorno de la democracia en 1983, sólo la ha superado un presidente, Raúl Alfonsín, que consiguió casi el 52% de los sufragios.

La presidenta ha recibido aún más apoyo que en los comicios de 2007. Y la oposición ya no puede unirse en un frente común porque la ley lo impide, más allá de las diferencias ideológicas de los tres candidatos más votados tras la mandataria: el radical Ricardo Alfonsín, el exmandatario Eduardo Duhalde y el socialista Hermes Binner.

De mantenerse esta tendencia, Cristina Fernández no sólo ganará las elecciones presidenciales, sino que además no tendrá que pasar por una segunda vuelta. Por todo esto tiene motivos para sentirse contenta. Los números están de su lado.