Publicado: 13.07.2014 08:00 |Actualizado: 13.07.2014 08:00

Cuba ya tiene su YouTube

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Televisión Martí, la emisora del gobierno de los EEUU que transmite propaganda anticastrista hacia Cuba, acaba de anunciar que tiene una audiencia de 3 millones de personas dentro de la isla. En realidad en Cuba nadie la ha podido ver porque los sistemas de interferencia del gobierno lo impiden desde el primer día en que salió al aire, hace ya décadas.

Los supuestos sondeos de audiencia son tan amañados que no logran ni la complicidad de los propios disidentes. Hasta el opositor Amador Blanco, de la provincia de las Villas, afirmó al periódico El Nuevo Herald de Miami que “nosotros no hemos visto nunca la televisión Martí. Si alguien le dice que se ve, es falso. La audiencia de Radio Martí también es mínima”.

En Cuba lo que la gente realmente espera con ansias cada semana es el "paquete", una compilación de películas, series de tv, videoclips, reality shows, revistas, telenovelas y hasta páginas de internet. En su edición y distribución trabajan más de 30.ooo cubanos, mueven alrededor de U$D 6 millones al mes y llegan a 600.000 hogares, una tercera parte de la población total de la isla.

Lo empezó hace 6 años un emprendedor conocido como YoePC y, tras su reciente retiro, lo heredaron dos socios, quienes compran los materiales a personas que trabajan o estudian en centros con suficiente conexión como para descargar los contenidos. Uno de esos lugares es la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), donde profesores y alumnos ven en las descargas una vía de ganarse un dinero extra.

Pero el paquete no solo trae programación extranjera, muchos músicos cubanos aprovechan la enorme difusión para colgar sus videoclips y los nuevos trabajadores autónomos incluyen propaganda de sus negocios. La publicidad y los musicales los producen otros cuentapropistas que ya han abierto agencias más o menos legales con ese fin.

Además, tiene una sección en la que presentan las portadas de infinidad de medios digitales. Las páginas web de compraventa como Revolico, son descargadas integras de forma que el cliente puede navegar off line por ellas, algo muy importante en un país de tan baja conectividad a la red.

Según el curador del Museo de Bellas Artes, Abelardo Mena, "el paquete es la creación audiovisual más cubana (ingenio dentro del subdesarrollo) que se ha creado en los últimos decenios. Es un soporte pre-wireless, pre-cable, pre-satélite, pero de sabor profundamente comunitario. Como el Nollyhood de Nigeria".

El paquete se conforma cada semana y es distribuido en La Habana y en el interior del país, donde arriban gracias a la colaboración de los chóferes de buses interprovinciales que trasladan en el día los discos duros con toda la información. Así llega a unos 300 puntos de reventa a lo largo de la isla.

Cada revendedor vuelve a hacer una edición teniendo en cuenta los gustos y preferencias de su clientela, la que se expresa mediante correos electrónicos. Una vez rehecho se lo entregan a los distribuidores zonales, quienes a su vez cuentan con redes de "caminantes" que, con el disco duro bajo el brazo, recorren barrios y pueblos haciendo la entrega a domicilio.

La bloguera opositora Yoani Sánchez expresó su deseo de colocar su periódico en los paquetes para aprovechar la difusión pero aún no ha tenido éxito. "Incluimos todo lo que la gente pide menos temas políticos para que no se nos ponga malo el picado", dijo uno de los editores del paquete a Público.

En las redes sociales asegura Alejandro Alonso que es la respuesta a la mala calidad de la tv cubana, "ahí es donde entra a jugar el paquete como alternativa, donde tienes acceso por muy bajo precio a materiales de los más diversos gustos, para todas las edades y bastante actualizados".

Su masividad despertó el interés del gobierno cubano, recientemente el asesor del Presidente para temas culturales, Abel Prieto, propuso mejorar la calidad de la oferta de las producciones culturales y de los medios de prensa nacionales, con el fin de recuperar la audiencia perdida. En algunos sectores oficiales se estudia incluso la posibilidad de crear un paquete a menor precio y de mejor calidad para contrarrestar la "telebasura".

A pesar de que Prieto criticó muchos de los programas que se incluyen en el paquete aseguró que es un fenómeno complejo y advirtió a los intelectuales que la solución no está en hacer campañas en su contra, "ya se sabe lo que pasa cuando tú prohíbes las cosas".

Seguramente, cuando todo esto se inició hace 6 años, YoePC no se imaginó que esa edición de videos que organizaba artesanalmente en su casa alcanzaría la dimensión social y la repercusión cultural que hoy tiene, despertando una polémica que abarca desde la disidencia hasta las más altas esferas políticas de la nación.