Público
Público

Cumbre de Bruselas Juncker asegura que la UE a varias velocidades no será un nuevo 'telón de acero'

Rajoy afirma que España crecerá "al menos" un 2,5% este año pese al Brexit y que "todos los países" de la UE tendrán que aportar más dinero al presupuesto europeo tras la salida del Reino Unido

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (izq), y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (dcha), hacen una declaración a la prensa tras concluir el segundo día de la cumbre de primavera de la UE en Bruselas (Bélgica). EFE/Olivier

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (izq), y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (dcha), hacen una declaración a la prensa tras concluir el segundo día de la cumbre de primavera de la UE en Bruselas (Bélgica). EFE/Olivier Hoslet

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró este viernes que una Unión Europea (UE) a varias velocidades, en la que los países que quieran puedan cooperar más, no supondrá un nuevo telón de acero entre el este y el oeste de Europa. "Algunos de nuestros colegas lo ven como introducir una nueva línea divisoria, un tipo de nuevo telón de acero entre el este y el oeste. No es la intención", aseguró Juncker en una rueda de prensa al término de una reunión informal de los líderes de los países de la UE, a excepción del Reino Unido.

"No es un método de exclusión, sino de organizar el progreso de aquellos que quieren hacer más", agregó.

La reunión de este viernes, sin la participación del Reino Unido, sirvió para que los Veintisiete comenzaran a preparar la cumbre que la UE celebrará en Roma el próximo 25 de marzo para celebrar el 60 aniversario de la Unión y definir el futuro del proyecto comunitario tras el Brexit. La declaración que aprobarán en Roma plantea privilegiar la opción de una UE que avance en la integración a distintas velocidades, pero sea "indivisible".

Sobre los pasos para lograr los objetivos de la UE para la próxima década, el documento menciona que la UE "trabajará unida para promover el bien común, entendiendo que algunos de nosotros pueden moverse más rápido, más lejos y más rápido en algunas áreas". Al mismo tiempo, "manteniendo la puerta abierta a aquellos que pueden unirse más tarde y preservando la integridad del mercado único, el espacio Schengen y la UE", indica el texto.

La mención hace referencia a la idea de una Europa a varias velocidades que defendieron el pasado 6 de marzo los líderes de Francia, Alemania, España e Italia en Versalles para permitir sobrevivir al bloque comunitario en un momento en que se ve debilitado por el "brexit" y la fuerza de los populismos.

Vista general de los líderes de la Unión Europea (UE) reunidos durante el segundo día de la cumbre de primavera que se celebra en Bruselas (Bélgica). REUTERS/Francois Lenoir

Vista general de los líderes de la Unión Europea (UE) reunidos durante el segundo día de la cumbre de primavera que se celebra en Bruselas (Bélgica). REUTERS/Francois Lenoir

En esta sesión informal no estaba previsto abordar el libro blanco presentado por el Ejecutivo de la UE con cinco posibles escenarios del futuro de Europa tras el Brexit, pero varios Estados miembros aludieron a ello, indicó Juncker. "Quiero dejar claro esto: los cinco escenarios que la Comisión ha propuesto en este libro blanco no son los escenarios preferidos por la Comisión sino ideas que flotan en nuestros Estados miembros", comentó.

Según dijo, ese documento tiene como punto de partida "que los 27 países avancen juntos como Unión (...) y que los que quieran hacer más, puedan hacer más". "Los europeístas convencidos que se quedan sentados van menos lejos que los populistas que corren", aseveró el político luxemburgués, quien dijo que "es el momento de que los europeos muestren sus colores", en referencia a que ha llegado la hora de que expresen qué camino quieren tomar.

Juncker también afirmó que "no estamos intentando cambiar los tratados, los tratados de hoy serán los tratados de mañana" a la hora de aplicar las llamadas cooperaciones reforzadas (por las que los países que lo deseen puedan cooperar más en un ámbito). Esas diferentes velocidades en la UE ya existen, según Juncker, dado que incluso dentro del grupo de los 19 países que comparten la moneda única, sólo diez apoyan imponer una tasa a las transacciones financieras.

El presidente francés Francois Hollande y la canciller alemana Angela Merkel conversan en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la cumbre de primavera que se celebra en Bruselas (Bélgica). REUTERS/Francois Lenoir

El presidente francés Francois Hollande y la canciller alemana Angela Merkel conversan en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la cumbre de primavera que se celebra en Bruselas (Bélgica). REUTERS/Francois Lenoir

En esta idea abundó la canciller alemana, Angela Merkel, quien incidió en que el concepto de la Europa a varias velocidades "ya se contempla en los tratados" y recordó que existen sistemas, como el espacio sin fronteras Schengen o la moneda única, que no comparten todos los Estados miembros.

Merkel insistió en que a través de fórmulas como la cooperación reforzada, la cual permite a un mínimo de nueve países que estén de acuerdo avanzar en ciertas áreas, los Estados miembros pueden decidir en temas sin el consenso de los Veintiocho, lo que, en su opinión, caracteriza "la cooperación en la familia europea". "Cada miembro de esta familia tiene acceso a estos proyectos, pero no todos necesitan participar", dijo la canciller en rueda de prensa al término de la cumbre comunitaria de Bruselas.

El presidente de Francia, François Hollande, por su parte, reafirmó su deseo de que los países de la Unión Europea (UE) que deseen avanzar "más rápido" en su integración puedan hacerlo, sin que ello suponga "cerrar la puerta" a ningún socio comunitario, lo que implicaría una UE a varias velocidades. "No se trata de excluir a nadie" pero "tampoco podemos admitir que un país, el que sea, pueda impedir a los demás avanzar más rápido", declaró Hollande al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa al término de la reunión de Bruselas de los líderes de la Unión Europea (UE). EFE/Horst Wagner

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa al término de la reunión de Bruselas de los líderes de la Unión Europea (UE). EFE/Horst Wagner

"Tenemos que ser capaces (...) de que algunos países puedan ir más rápido y más fuerte, sin perder la solidaridad conjunta y la cohesión a 27" , agregó Hollande.

España crecerá un 2,5% pese al Brexit, dice Rajoy

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó que si no se hacen "disparates" y se mantiene la estabilidad, el año 2017 será "bueno" para España y crecerá "al menos" un 2,5%, con una creación de más de 400.000 puestos de trabajo pese al Brexit, si bien ha reconocido que "todos los países" de la UE tendrán que aportar más dinero al presupuesto europeo tras la marcha del Reino Unido.

Rajoy recordó que la marcha del Reino Unido no se producirá como mínimo hasta dentro de dos años después de la petición, que previsiblemente realizará este mes de marzo, y que todavía no se ha comenzado a negociar en qué condiciones se producirá la salida ni cuál será la relación de futuro con el país anglosajón. Por ello, ha dicho que por el momento es "imposible" aportar algún dato sobre el impacto del Brexit a expensas de ver la deriva del proceso.

No obstante, admitió que "no es bueno para los intereses generales de la UE" y ha reconocido que "todos los países" tendrán que aportar más al presupuesto europeo tras la salida de Reino Unido, ya que "se va uno de los contribuyentes netos más importantes".