Público
Público

La cúpula del régimen de Gadafi huye al vecino Níger

La llegada de un convoy libio a ese país hace temer un plan del tirano para refugiarse en Burkina Faso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un convoy de entre 200 y 250 vehículos blindados libios, en el que viajaban altos cargos de la cúpula del régimen de Gadafi, ha huido de Libia a través de la remota frontera con Níger, cargado de oro y, según BBC, escoltado por un grupo de mercenarios tuareg originarios de ese país, el más pobre de África.

La caravana, procedente de Jufra, penetró el lunes en el Estado saheliano probablemente a través del puesto fronterizo de Dirkou, tras atravesar una estrecha franja de territorio argelino. Una vez en Níger, fue recibido con todos los honores por el gobernador de la región, el coronel Garba Maikido, y posteriormente escoltado a la ciudad de Agadez, un extremo confirmado por las autoridades nigerinas.

Algunas fuentes aluden a un posible plan para dejar huir al dictador

Ante los rumores de que el dictador y su hijo más belicoso, Saif al Islam, podrían haber viajado en el convoy, el Gobierno nigerino se apresuró ayer a desmentir la presencia del autócrata en su territorio junto a alguno de sus más fieles acólitos. Entre ellos, el general Mansour Abdalá Daouw, jefe de las brigadas de seguridad libias; el general Aly Kanna y Husein Alkouny, y un diplomático libio que fue embajador de su país en Níger. Según fuentes nigerinas citadas por BBC, alguno de estos altos cargos está ya en Niamey, la capital del país.

Los colaboradores de Gadafi que han logrado refugiarse en Níger no han partido al exilio con las manos vacías. 'Coches que transportaban oro, euros y dólares han cruzado a Níger desde Jufra con la ayuda de tuaregs de la tribu nigerina', denunció Fathi Baja, del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio a Reuters.

La dirección de los rebeldes cree que el dinero fue robado de una sucursal del banco central de Libia en Sirte, la ciudad natal del dictador, que aún sigue en manos de sus leales. Los militares y mercenarios tuareg que custodiaban el convoy estaban armados hasta los dientes.

La caravana ha entrado en Níger cargada de oro, armas y dinero

Los estrechos lazos que la dictadura libia mantenía con Níger, así como el ofrecimiento de asilo para Gadafi y su familia formulado por otro país africano aliado, Burkina Faso (el Gobierno burkinés lo desmintió ayer), han hecho temer que esta caravana sea el primer paso de un plan del dictador derrocado para escapar de Libia.

Según esta hipótesis, el coronel podría buscar refugio en alguna de esas naciones a las que durante años proporcionó ayuda financiera y, en el caso de los tuaregs de Níger, entrenamiento y apoyo militar (en los setenta y ochenta, rebeldes de esa etnia procedentes de Mali y Níger se entrenaron en Trípoli). Este supuesto plan podría ser fruto de un acuerdo a tres bandas entre Francia, el nuevo Gobierno libio y el propio Gadafi, según fuentes citadas por Reuters.

El portavoz de Gadafi asegura que el autócrata sigue en Libia-

Un responsable militar francés, que habló con la condición de que se mantuviera su anonimato, confirmó a esa agencia que no es descartable que Gadafi y su segundo hijo, cuyo paradero se desconoce, planeen unirse al convoy de camino a Uagadugu, la capital de Burkina Faso.

Francia, Níger y Burkina Faso, al igual que los nuevos líderes libios y la OTAN, negaron ayer conocer el paradero de Gadafi y tener información sobre ese supuesto acuerdo que permitiría al exlíder huir al extranjero para eludir la orden de búsqueda por crímenes de guerra emitida por la Corte Penal Internacional.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés, Bernard Valero, desmintió ayer de forma implícita los rumores sobre este posible acuerdo al precisar que el dictador, que 'no tiene sitio en la futura Libia', 'tendrá que enfrentarse a la justicia por todos los crímenes que ha cometido en los últimos 42 años'.

El ministro de Relaciones Exteriores nigerino, Mohamed Bazoum, citado por la cadena Al Arabiya, desmintió a su vez los rumores que situaban al dictador y a miembros de su familia en su país.

Un colaborador del presidente francés, Nicolas Sarkozy, corroboró a Bazoum: 'No tenemos información específica que indique que Gadafi está allí'.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, zanjó la cuestión sobre si conocía el paradero del coronel derrocado con una frase: 'Ojalá supiera dónde está'. Y luego señaló que lo único que su país sabe es que Gadafi 'está huido'.

Washington, a través de una portavoz del Departamento de Estado, se apresuró a urgir a Níger a que arreste a los 'oficiales del régimen' acusados de crímenes. El CNT libio advirtió a su vecino de que si da asilo a altos responsables del régimen anterior la relación bilateral no saldrá indemne.

Mientras no cesan las cábalas sobre el escondite de Gadafi, el portavoz de este, Moussa Ibrahim, llamó anoche a la agencia Reuters para reiterar que el dictador se encuentra 'en buen estado de salud' y que sigue en Libia. También aseguró no saber nada del convoy a Níger.

Mientras Gadafi sigue sin aparecer, las noticias sobre un posible acuerdo para la rendición de Beni Walid, aún en manos de las tropas leales a Gadafi, son contradictorias.

Por la mañana, un grupo de notables de Beni Walid, de la mayoritaria tribu Warfalla, que mantuvo su apoyo al dictador, había anunciado su disposición a sentarse de nuevo a la mesa con el CNT en una mezquita situada a unos 40 kilómetros de la localidad.

Allí, los negociadores del nuevo Gobierno se comprometieron a respetar a la población de la ciudad, una de las cuatro aún en manos de los hombres de Gadafi, y no adoptar represalias. Según fuentes rebeldes cercanas al proceso, estas promesas permitieron acercar posturas para un acuerdo que se antojaba entonces 'muy próximo'.

Por la tarde, el jefe de los negociadores del CNT, Abdallah Kanshil, anunciaba: 'Se ha alcanzado un acuerdo preliminar pero aún estamos esperando si los líderes tribales pueden convencer a la brigada de Gadafi de que entreguen sus armas'.

Un arreglo que, horas después, según fuentes citadas por la cadena Sky News, se quebró de nuevo. De confirmarse estas informaciones, las negociaciones siguen en punto muerto.