Publicado: 27.03.2016 17:28 |Actualizado: 28.03.2016 10:05

Al menos 72 muertos y más de 350 heridos en un atentado en Pakistán

La mayoría son mujeres y niños que pasaban el domingo de Pascua en un parque de Lahore donde se congregan en fechas señaladas. Un grupo talibán se ha atribuido el atentado

Publicidad
Media: 2
Votos: 4
Comentarios:
Una niña herida en el atentado de Lahore, Pakistán, es transportada al hospital.- EFE/EPA/RAHAT DAR

Una niña herida en el atentado de Lahore, Pakistán, es transportada al hospital.- EFE/EPA/RAHAT DAR

LAHORE (PAKISTAN).- Un terrorista suicida ha matado este domingo al menos a 72 personas y herido a otras 359, la mayoría mujeres y niños, en un parque público en la ciudad pakistaní de Lahore, tras detonar una bomba, según han informado responsables del gobierno y la policía. El atentado ha sacudido la ciudad natal y residencia del primer ministro, Nawaz Sharif.

La explosión ocurrió en el aparcamiento del parque Gulshan-e-Iqbal, a escasos metros de unos columpios para niños. 20 de los heridos están en situación crítica, según informó el portavoz policial de Lahore Qaiser Abbas.



La autoría del atentado ha sido asumida por la facción talibán Jamaat-ul-Ahrar, que ha asegurado que el objetivo de su ataque era la minoría cristiana del Pakistán musulmán. "Reclamamos la responsabilidad del ataque contra los cristianos que celebraban la Pascua", dijo el portavoz del grupo islamista Ehansullah Ehsan al diario paquistaní The Express Tribune.

La organización terrorista indicó que este atentado forma parte de una serie de operaciones bautizadas como Saut-ul-Raad (la voz del trueno), que continuarán a lo largo de 2016. "Hemos estado esperando esta ocasión. Queremos decirle al gobernante PML-N (la Liga Musulmana) y al primer ministro que hemos aterrizado en Punjab y que le alcanzaremos", afirmó el portavoz en una conversación telefónica con The Express Tribune.

Durante la última década, los atentados de grupos islamistas a cristianos y otras minorías religiosas han sido una constante. Precisamente, los cristianos han acusado en varias ocasiones al Gobierno de no hacer nada para protegerlos.

Potente explosión en un parque atestado el domingo de Pascua

El parque donde se produjo el ataque tenía una gran concurrencia en la tarde del domingo debido al fin de semana festivo de Pascua. Es un lugar habitual para la celebración de las festividades de la minoría cristiana del país, objetivo del ataque. Entre las víctimas mortales hay 49 cristianos, según las fuentes policiales.

Hombre herido por la explosión provocada por un terrorista suicida en un parque de la ciudad de Lahore, Pakistán.- REUTERS / Mohsin Raza

Hombre herido por la explosión provocada por un terrorista suicida en un parque de la ciudad de Lahore, Pakistán.- REUTERS / Mohsin Raza



"La mayoría de los muertos y heridos son mujeres y niños", afirmó Mustansar Feroz, superintendente de la policía de la zona en la que está localizado el parque. "Cuando ocurrió la explosión, las llamas eran tan altas que pasaban por encima de los árboles y vi cuerpos volando en el aire", ha relatado Hasan Imran, de 30 años, un residente que había ido a Gulshan-e-Iqbal a dar un paseo.



Jamaat ul Ahrar, una escisión del principal grupo insurgente de Pakistán, el Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), asumió la autoría del atentado. "Reclamamos la responsabilidad por el ataque contra los cristianos que celebraban la Pascua", dijo el portavoz del grupo islamista, Ehansullah Ehsan, al diario paquistaní The Express Tribune. Ehsan indicó que este atentado forma parte de la cadena de ataques de este año bautizada como "Saut-ul-Raad" (la voz del trueno) y que continuará a lo largo de 2016.

Un portavoz policial afirmó que el sospechoso de cometer el atentado suicida es un joven del sur de la provincia del Punjab, identificado como Yusuf Farid, que había estudiado durante años en una madrasa o escuela coránica. La Policía de Pakistán ha detenido ya a 15 personas por su presunta relación con el atentado, entre ellos a tres hermanos del presunto terrorista. 

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó el ataque y expresó su dolor por estos hechos. A la condena se unió el Gobierno de Estados Unidos, que calificó de "atroz" el atentado. "Este acto cobarde en el que ha sido durante mucho tiempo un parque pintoresco y apacible ha matado a decenas de civiles inocentes y ha dejado muchos heridos", resaltó en un comunicado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price.

Se trata del mayor atentado insurgente en el país desde el ataque del Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP) a una escuela de Peshawar que causó la muerte de 125 estudiantes. El TTP afirmó que ese asalto era una venganza por la operación militar que lanzó el Ejército en las zonas tribales del noroeste del país en junio de 2014 y que continúa en la actualidad.

Esa operación ha golpeado duramente la capacidad de los grupos islamistas y el número de víctimas en atentados había disminuido a su nivel más bajo en ocho años. A pesar de ello, se han seguido produciendo ataques, principalmente contra objetivos civiles, como tribunales y universidades.

Un hombres llora la muerte de sus familiares después de una explosión en un parque público en Lahore, Pakistán .- REUTERS / Mohsin Raza

Un hombres llora la muerte de sus familiares después de una explosión en un parque público en Lahore, Pakistán .- REUTERS / Mohsin Raza