Público
Público

La derecha francesa saca a cientos de miles de personas a la calle para protestar contra el matrimonio gay

La manifestación acaba con algunos incidentes. La ley, impulsada por el presidente Hollande, ya ha sido aprobada en la Asamblea Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La derecha francesa y los opositores a la legalización del matrimonio homosexual siguen empeñados en negarse a una ley abocada a su aprobación definitiva. Cientos de miles de personas han desfilado por las calles de París para protestar contra el proyecto impulsado por el presidente François Hollande y aprobado en primera lectura por los diputados el pasado 12 de febrero.

Esta nueva jornada de protesta, la tercera que se realiza con el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha contado con la participación de numerosos diputados conservadores, entre ellos el presidente de la derechista UMP, Jean-François Copé, y se produce diez días antes de que la ley comience a ser debatida en el Senado, tras lo que retornara a la Asamblea Nacional para su adopción definitiva.

La manifestación tuvo lugar en torno al Arco del Triunfo, después de que las autoridades prohibieran que recorriera los Campos Elíseos, tal y como habían solicitado los organizadores, que no ocultaban su satisfacción por el 'éxito' de la concentración, al tiempo que culpaban al Gobierno de los incidentes registrados en un momento de la misma. Fue cuando un grupo de manifestantes trató de saltarse la barrera policial que impedía el acceso a los Campos Elíseos, que la Prefectura de París había vetado a los organizadores.

Ante el intento de algunos asistentes de saltarse el control policial 'de forma extremadamente violenta', según la Prefectura, los antidisturbios utilizaron gases lacrimógenos y practicaron algunas detenciones. Los organizadores consideraron 'excesiva' la respuesta de las autoridades y acusaron a la policía de pretender reventar la concentración, al tiempo que llamaron a la calma a los participantes.

Copé acusó directamente al Gobierno de la 'desmesurada' respuesta de los antidisturbios y responsabilizó de la misma al presidente Hollande, a quien solicitó que 'rinda cuentas ante los franceses' por estos hechos. El número dos del partido, Laurent Wauquiez, por su parte, lamentó que se emplearan 'gases lacrimógenos contra familias, contra niños', y pidió que 'la Prefectura sea tomada como responsable' de esos hechos. Entre los manifestantes, además de eslóganes contrarios al matrimonio gay, podían leerse otros en contra de la política económica del Gobierno socialista y muchos de los participantes pidieron la dimisión de Hollande.

Esta nueva manifestación pretende que el Ejecutivo retroceda en una ley que, sin embargo, cuenta con el respaldo de una mayoría de franceses, según encuestas recientes. La protesta en la calle es el único recurso que queda a los opositores a la ley del matrimonio homosexual, una de las promesas electorales del presidente Hollande.

El proyecto del Gobierno fue ampliamente aprobado por los diputados el pasado día 12 por 329 votos a favor y 229 en contra. En el Senado, donde el examen comenzará el 4 de abril próximo, la mayoría de izquierdas es más ajustada, pero la decisión en esta cámara no es definitiva, ya que la ley volverá en segunda lectura a la Asamblea Nacional, antes de su entrada en vigor que el Ejecutivo prevé antes del verano.  Los opositores a la ley no descartan acudir al Consejo Constitucional, aunque Jean-Louis Debré, presidente de este organismo que vela por la adecuación de las leyes a la Carta Magna, ya ha advertido de que corresponde al legislativo ocuparse de ese asunto.