Público
Público

Un diario italiano denuncia un complot para acabar con el papa

Se trata de un informe confidencial del Vaticano publicado por 'Il Fatto Quotidiano'. La Santa Sede dice que la información es "poco seria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Durante sus reuniones en China, el cardenal Romeo ha profetizado la muerte del papa Benedicto XVI en los próximos 12 meses. Las declaraciones del cardenal Romeo [...] fueron pronunciadas con tal firmeza, que sus interlocutores en China han pensado que pudiera estar en marcha un atentado contra el Santo Padre'.

De esta manera tan contundente comienza el informe 'Estrictamente confidencial' y anónimo que entregó el cardenal colombiano, Darío Castrillón Hoyos, el pasado mes de enero a la Secretaría de Estado del Vaticano, según publica este viernes el diario italiano Il Fatto Quotidiano.

El documento, redactado en alemán y con fecha del 30 de diciembre de 2011, versa sobre las informaciones recogidas por el propio Castrillón de varios exponentes de la Iglesia católica en China después de un viaje no oficial a Pekín de otro cardenal, el palermitano Paolo Romeo, que 'seguro de sí mismo, como si lo supiese de antemano, anunció que al Santo Padre le quedan solo 12 meses de vida'.

La información, firmada por el periodista Marco Lillo, podría ser perfectamente un extracto de una novela de Dan Brown, sin embargo, el subdirector del diario, Marco Travaglio, aseguró anoche en el programa de televisión Servizio Pubblico que el documento es totalmente real y que cuenta 'con los sellos oficiales de la Santa Sede'.

El Vaticano, a través de su portavoz, el padre Federico Lombardi, no daba crédito cuando fue contactado por Lillo: 'Publicad lo que os dé la gana, pero asumid vuestra responsabilidad. Me parece una cosa tan lejos de la realidad y poco seria que no quiero ni tenerla en consideración. Me parece increíble y no quiero comentar nada'.

El director de Il Fatto, Antonio Padellaro, no se extraña de la reacción de Lombardi ni de que ninguno de los personajes de esta historia llegue a reconocer que la información es verídica, pero asegura que 'esas páginas existen y nadie las puede borrar. Se pueden hacer muchas hipótesis, pero es difícil creer que una reconstrucción tan precisa sea producto de una fábrica de mentiras con la finalidad de desacreditar a dos eminentes purpurados. ¿Descubrir que en los Palacios apostólicos anidan cuervos y serpientes no daría una imagen aún más desoladora del Vaticano?'.

'Una cosa está clara: desde hoy habrá muchas cosas que contar sobre los secretos que el trono de San Pedro ya no consigue ocultar', añade en un editorial.

En realidad, dentro de lo que ha publicado hoy Il Fatto, no hay muchas más referencias al supuesto 'complot para asesinar al papa', pero el documento sí posiblemente constituya más una historia de intrigas y celos dentro del Vaticano que darán más de qué hablar que la propia supuesta profecía de Romeo.

Romeo se presentó en Pekín como el enviado designado por el papa para China Según el informe, el cardenal Romeo, arzobispo de Palermo, se presentó en Pekín en viaje no oficial en noviembre del año pasado y se entrevistó 'con varios empresarios italianos y algunos interlocutores chinos'. No vio a ningún exponente de la Iglesia católica, pero no dudó en presentarse como 'el interlocutor designado por el papa para encargarse en el futuro de las relaciones con China'.

Romeo, además, dijo a las personas con las que se reunió que él, el papa Ratzinger y el arzobispo de Milán, Angelo Scola, forman una 'troika' y que Benedicto XVI les consultaría a los dos sobre sus decisiones más importantes. 

El texto habla también de una relación 'conflictiva' entre el papa y el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, a quien, según habría dicho Romeo en China, Benedicto XVI 'odia y lo sustituiría sin ninguna duda por otro cardenal'.

Benedicto XVI prepara en secreto al italiano Angelo Scolapara su futuro papadoAsimismo, 'en secreto, el Santo Padre se estaría ocupando de su sucesión y habría elegido al cardenal Scola'.

Siempre según el documento, Benedicto XVI habría decidido por su cuenta trasladar a Scola de Venecia a Milán y prepararlo desde allí para su futuro papado, aunque 'cuenta con varios enemigos en el Vaticano', entre ellos el propio Bertone, añade el diario.