Público
Público

Diez días para una nueva Constitución en Egipto

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas acelera las reformas de la Carta Magna y las someterá a un referéndum popular en las próximas semanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, la máxima autoridad en Egipto desde la renuncia del presidente Hosni Mubarak, el pasado día 11, anunció que va a acelerar las reformas constitucionales para tenerlas listas en el plazo de diez días y así poder someterlas a un referéndum popular en las próximas semanas.

Esta precipitada decisión indica que el Ejército teme que la situación se le complique y pierda el control después de la oleada de huelgas de los funcionarios públicos de los últimos días, unas huelgas que remitieron tal vez debido a la festividad del nacimiento del profeta Mahoma, pero que podrían renovarse con mayor determinación a partir de hoy, y agravarse si no se encuentra una rápida salida a la crisis constitucional.

Los militares quieren transferir el poder a un presidente elegido

El Consejo Supremo ha designado a un comité que está integrado por ocho personas, en su mayor parte expertos en derecho, pero en el que también hay un cristiano y un miembro de los Hermanos Musulmanes (islamistas), y que está presidido por un juez retirado, Tariq al Bishri, que se encargará de redactar las reformas en una carrera contrarreloj.

Al Bishri mantuvo su primera reunión con el ministro de Defensa y nuevo hombre fuerte del país, Mohamed Husein Tantawi, que preside el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Tantawi fue designado ministro de Defensa por Mubarak en 1991 y mantiene unas excelentes relaciones con los jefes militares de Estados Unidos.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas ha instruido al comité de expertos para que 'enmiende todos los artículos (de la Constitución) que crea necesario para garantizar la democracia y la integridad de las elecciones presidenciales y parlamentarias'.

La agencia de noticias oficial egipcia MENA se hizo también eco de la preocupación que existe en el seno del Consejo Supremo respecto a la oleada de huelgas. El organismo militar indica que el resultado de este malestar social y económico puede ser 'desastroso' para el país.

Un comité de ocho expertos está encargado de redactar los cambios

El profesor de Derecho Constitucional Abdalá Ashal, de la Universidad Americana de El Cairo, explicó anoche a Público que el comité que preside Al Bishri tendrá que presentar, en el plazo de diez días, las propuestas de enmiendas al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, quien a su vez y, en un periodo de tiempo muy corto pero todavía sin especificar, lo someterá a la voluntad del pueblo.

El comité sólo trabajará sobre la reforma de seis artículos de la Carta Magna, proponiendo nuevas provisiones que permitan la convocatoria y la celebración de elecciones democráticas cuanto antes, concentrando su trabajo en esos seis artículos concretos y dejando como está el resto de la Constitución.

El profesor Ashal advierte, sin embargo, que para celebrar las elecciones será necesario reformar algunas leyes, y en especial la ley electoral, 'puesto que si no se enmienda, no se darán las condiciones para las elecciones'. En su opinión, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas debería extender el mandato del comité para que este no se limite a reformar la Constitución sino también las leyes que tienen que ver con los comicios.

Los Hermanos Musulmanes planean formar un partido político

Lo que está claro es que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas ha llegado a la conclusión de que es necesario precipitar los acontecimientos en las próximas semanas, asumiendo un sentido de urgencia que satisfaga a la oposición, que volvió a exigir reformas rápidas para dejar atrás el viejo régimen cuanto antes.

Los generales del Consejo Supremo manifestaron que su intención es transferir el poder a un presidente y a un Gobierno que hayan salido de las urnas en el plazo de seis meses, una nueva indicación de que el Ejército desea acabar pronto con la actual situación.

Izam al Ariyan, uno de los principales dirigentes islamistas, dijo al diario local Al Misri al Yawm que los Hermanos Musulmanes ya han decidido que formarán un partido político tan pronto como esto sea legalmente posible. De esta manera, los islamistas han acabado de deshojar la margarita sobre su participación en la vida política.