Publicado: 10.03.2014 19:52 |Actualizado: 10.03.2014 19:52

Diez países se unen en la búsqueda de alguna prueba sobre la misteriosa desaparición del avión malasio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El caso del avión malasio desaparecido es un "misterio sin precedentes", según ha declarado el jefe de aviación civil del país. Una flota internacional de 40 barcos, junto a la ayuda de 24 aviones, de hasta diez países se encuentra rastreando por tercer día las zonas del golfo de Tailandia donde se presume que podría haberse estrellado el Boeing 777-200, que volaba desde Kuala Lumpur a Pekín.

El director general del departamento de Aviación Civil, Azharudin Abdul Rahman desmintió que se hayan encontrado restos del aparato e indicó que no hay confirmación de que las presuntas partes del fuselaje avistadas por un hidroavión vietnamita pertenezcan al avión desaparecido. "Lamentablemente, no hemos encontrado nada que parezca ser del avión", dijo Azharuddin. Los análisis de laboratorio también han determinado que las muestras de carburante recogidas el fin de semana en el mar de dos grandes manchas tampoco pertenecen al vuelo desaparecido, sino a actividad naviera.

Un piloto no descarta la posibilidad de que el avión se desintegrara en el aire 

Un veterano piloto de aviones comerciales y militares, con 40 años de experiencia, declaró al diario Malaisakini que de haber estallado el avión, los radares deberían haber registrado la explosión. "Es poco probable que el avión diera la vuelta hacia el estrecho de Malaca sin que los radares lo detectaran", apuntó el piloto, quien no descartó la posibilidad de que se desintegrara en el aire, situación que podría dispersar los restos por un área amplia.

Casos así ya sucedieron con un avión de la Pan AM que explotó cuando sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie el 21 de diciembre de 1988 o la de un avión de TWA en el océano Atlántico el 17 de julio de 1996. EEUU ha revisado extensamente las imágenes tomadas por sus satélites espías en busca de pruebas de una explosión, pero no vio ninguna, según ha informado una fuente del Gobierno estadounidense.

Agencias de inteligencia de varios países participan en una investigación que se centra en aclarar el posible cambio de rumbo que la nave pudo realizar sin que el piloto lo comunicara ni enviara un mensaje de alerta y en la presencia de pasajeros con pasaportes falsos. El ministro de Defensa malasio y titular interino de Transportes, Hishamudin Husein, señaló en rueda de prensa en Kuala Lumpur que "no hay que dar nada por sentado" en la investigación.

Un empresario iraní compró los billetes de dos pasajeros que utilizaron pasaportes falsos

"La información está en manos de las agencias relevantes y hasta que esta no haya sido analizada no daré más detalles para no interferir en las investigaciones", señaló el ministro malasio. Hishamudin comentó también que las autoridades ya han estudiado a conciencia la lista de pasajeros y poseen las fotografías de las dos personas que embarcaron con pasaportes robados. El inspector general de la Policía malasia, Tan Sri Khalid Abu Bakar, citado por el diario local The Star, informó de que se ha conseguido identificar a uno de ellos pero sin divulgar su nacionalidad.

La lista de pasajeros emitida por la aerolínea, Malaysia Airlines, incluía los nombres de dos europeos, el austríaco Christian Kozel y el italiano Luigi Maraldi, que no se encontraban a bordo del avión. Sus pasaportes habían sido robados en Tailandia en los últimos dos años. Una portavoz de Interpol dijo que un examen de todos los documentos usados para subir al avión había revelado más "pasaportes sospechosos", que estaban siendo investigados.

Una agente de viajes tailandesa que reservó los pasajes para los pasajeros que usaron pasaportes robados dijo que éstos habían sido solicitados el 1 de marzo por un contacto de negocios iraní al que sólo conocía como "el señor Ali", según el diario Financial Times. Ella inicialmente realizó las reservas en otras aerolíneas, pero expiraron el 6 de marzo, tras lo cual el señor Ali le pidió que hiciera nuevas reservas. La agente dijo al diario que no creía que el señor Ali, que pagaba en efectivo y que reservaba pasajes con ella de forma regular, estuviera vinculado con el terrorismo.

El avión transporta 239 personas: 227 pasajeros, entre ellos dos menores, y 12 tripulantes

El avión Boeing 777 tiene uno de los mejores historiales de seguridad entre las aeronaves comerciales en servicio. El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local (16.41 GMT del viernes) y tenía previsto aterrizar en Pekín unas seis horas más tarde. Las autoridades de Aviación Civil malasias indicaron que su última posición en el radar antes de que se perdiese la señal fue a las 01.30 hora local del sábado (17.30 GMT del viernes).

El avión transporta 239 personas: 227 pasajeros, entre ellos dos menores, y 12 tripulantes, todos ellos malasios. La lista ofrecida por Malaysia Airlines contiene los nombres de 153 chinos, 38 malasios, 7 indonesios, 6 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 1 ruso, 1 italiano, 1 holandés, 1 austríaco y 1 taiwanés. El piloto del 777 es un malasio de 53 años de edad y con 18.365 horas de vuelo de experiencia, que ingresó en aerolínea en 1981, según datos de la propia compañía.